El Ministerio de Sanidad y Consumo iniciará un procedimiento para prohibir la comercialización de calzado, sillones y cualquier artículo que por su uso pueda estar en contacto con la piel "que contenga dimetilfumarato", un producto utilizado como fungicida.

La medida ha sido adoptada como consecuencia de la detección en España de varios casos de aparición de eczemas -irritación de la piel- por contacto derivados del uso de esta sustancia como fungicida en el calzado, según ha registrado el Sistema Rápido de Información de Productos Químicos (RAPEX).

El inicio del procedimiento está avalado también por notificaciones de posible riesgo para la salud y seguridad de los consumidores en Francia, Suecia y Polonia. Estos países, así como España, han emitido alertas sobre sillones y calzado que contenían la citada sustancia.

Insertado en bolsitas

El dimetilfumarato, añade el Ministerio en su escrito, se envasa en bolsitas y se inserta en los brazos, asientos o espuma de los sillones y en las cajas de los zapatos.

Su acción alergénica depende de la rápidez y la cantidad que puede salir de la bolsita e impregne el cuero del sofá, de la silla, del calzado o de cualquier otro producto que pueda estar en contacto con la piel.

De hecho, según se señala desde el Instituto Nacional del Consumo, "la utilización de esta sustancia como fungicida está prohibida" al no haber notificado para su inclusión en el ámbito de la directiva europea relativa a la comercialización de biocidas y de la normativa española de transposición.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ELCHE