Facciones palestinas
De izda a dcha., Khaled Abed Al-Majed, representante de facciones palestinas, Ali Barakeh, representante de Hamás en Siria y Cristina del Valle, presidenta de la plataforma Mujeres Artistas. JOSÉ MARÍA MARTÍN

Volver al 'Madrid de 1991'. El secretario general de las trece facciones palestinas representadas en Siria, Khaled Abed Al-Majed, hizo este miércoles un llamamiento a una nueva negociación internacional, más allá de Gaza, que tenga como principio "el fin de la ocupación de Israel de los territorios árabes". Lo hizo, precisamente, durante el encuentro que mantuvo -junto al resto de facciones palestinas- con un grupo de periodistas españoles desplazados a Damasco que acompañan a la plataforma Mujeres Artistas por la Paz en Oriente Medio. Allí estuvieron representantes de todas las facciones, incluidas Hamás -Ali Barakeh- y Yihad Islámica.

Sin este tipo de acuerdos de paz y de reconocimiento de derechos nunca podrá haber paz"

 

Al-Majed explicó que "las negociaciones no han servido nunca para nada y, a pesar de que tenemos reticencias sobre los resultados de la primera Conferencia de Madrid de 1991 , sí que reclamamos un nuevo Madrid. ¿Por qué no hacemos un nuevo Madrid?".

Esta vez, eso sí, dejó claro que tendría que ser "sobre presupuestos más firmes y más justos". Y es que el secretario de las facciones palestinas entiende que "sin este tipo de acuerdos de paz y de reconocimiento de derechos nunca podrá haber paz; no sólo en Oriente Medio, tampoco habrá estabilidad en Israel".

Se sucedieron, como es lógico, un sinfín de preguntas: ¿Quiénes? ¿Dónde? ¿Cómo?... pero Khaled Abed Al-Majed no podía dar esos datos porque, sencillamente, no los tenía: "No es que tengamos un proyecto definido sobre este 'nuevo Madrid II'. Nosotros lo que pedimos es una nueva Conferencia Internacional que se base en la legalidad internacional, que hasta ahora no se ha cumplido, y que tenga como principio el fin de la ocupación de Israel de los territorios árabes".

Creemos que España puede ser un lugar válido y también un mediador efectivo"

 

Y España, ¿estaría allí? "Es un país que tiene unas buenas relaciones con los estados de la región (Palestina, Siria, Líbano, Jordania e Israel) y creemos que puede ser un lugar válido y también un mediador efectivo". Quiso insistir, eso sí, en que si algo había claro es que esta reunión, en el caso de hacerse, "ha de retomar el esquema de Madrid y no los fundamentos de la Conferencia de Anápolis, puesto que allí se tergiversó el espíritu de las negociaciones iniciales".

Sí quiso dejar claro que los puntos básicos del acuerdo de consenso nacional firmado por todas las facciones palestinas son:

  • La constitución de un Estado palestino soberano, verdaderamente independiente y libre, en los territorios de 1967.
  • La constitución de la capital palestina en Jerusalem.
  • El retorno, o el reconocimiento de su derecho, de los refugiados palestinos.

Y es que, según el secretario general de las facciones, "Palestina es un lugar en el que iglesias y mezquitas están al lado unas de otras. Estamos acostumbrados a convivir con sensibilidades distintas. Somos un mismo pueblo, y ese es nuestro objetivo", concluyó.

"La propaganda del victimismo se está volviendo contra Israel"

Antes, Al-Majed había entrado ya 'en faena' por el conflicto que vive Gaza para decir que "durante 60 años el Estado de Israel se ha presentado como víctima de un holocausto terrible y una agresión injustificada por parte de un régimen nazi. Ahora, buena parte del mundo se está preguntando si lo que está haciendo Israel en Palestina es una nueva forma de holocausto. Esa propaganda del victimismo se está volviendo en contra del Estado de Israel", aseguró.

Hugo Chávez, el "gran dirigente árabe"

Poco antes de que se conociera que Venezuela había roto relaciones definitivamente con Israel, Khaled Abed Al-Majed le dedicaba unas palabras a Hugo Chávez por haber expulsado al embajador del país hebreo: "Se ha despertado una especia de conciencia mundial y están apareciendo nuevos actores que están reclamando una acción enérgica. Nuestro pueblo considera ahora que Hugo Chávez es nuestro gran dirigente árabe. Es una paradoja que mientras hay estados árabes que ni siquiera han llamado a consultas al embajador israelí, él sí ha expulsado al que estaba en Venezuela".