La Policía reconoce que acabar con el tráfico de hachís en España es misión imposible

  • Sólo se decomisa el 20% de la droga que entra en el país.
  • La principal puerta de entrada es Andalucía y el Guadalquivir, la llamada "autopista del cannabis".
  • Los narcos son marroquíes, españoles y británicos.
Un guardia civil con un alijo de hachís. ARCHIVO
Un guardia civil con un alijo de hachís. ARCHIVO
P.R.

Las estadísticas revelan que cada semana Policía Nacional y Guardia Civil efectúan con éxito al menos dos grandes operaciones contra el tráfico de hachís (aquellas en las que se decomisan más de 200 kilos por operativo). Aún así, las Fuerzas de Seguridad reconocen que acabar con el contrabando de cannabis entre Marruecos y España es una misión casi imposible.

El Informe sobre la Amenaza del Crimen Organizado 2008, elaborado por la Policía europea, Europol, admite que el tráfico de hachís es "tan intenso" que acabar con él es "muy difícil".

Cuando la Policía española "presiona una ruta, los traficantes abren otra", señala el texto. Los propios equipos antidrogra de la Guardia Civil aseguran que sólo se incauta del 20% de la droga que entra en España. Y eso que en 2007 (últimos datos oficiales) se decomisaron 653.631 kilos de hachís, un 42% más que el año anterior.

La principal puerta de entrada de hachís a España, y por tanto a Europa, es Andalucía. El 61% del cannabis se apresa en esa comunidad. De los 128 grupos de narcotraficantes de hachís investigados en los dos últimos años, 102 estaban asentados en la Costa del Sol, "desde donde planeaban y controlaban la entrada de esta droga desde Marruecos", señalan fuentes policiales. Estos grupos están formados en su totalidad «por españoles y marroquíes, y en menor medida, por británicos y holandeses».

Cádiz, Huelva y Almería, por este orden, son las tres provincias preferidas por los narcos para introducir el hachís. Utilizan lanchas rápidas con motores de 250 caballos "cargadas con cantidades de droga que oscilan entre los 1.000 y los 3.000 kilos".

Autopista del cannabis

El río Guadalquivir, con su desembocadura en Cádiz, se ha convertido en la verdadera "autopista del hachís". Sus 100 kilómetros navegables hasta Sevilla ofrecen numerosos embarcaderos naturales entre cañaverales y plantaciones, que permiten esconder los fardos de droga.

"Esta ruta está en auge desde hace tres años. Las planeadoras se mueven con relativa facilidad", explican fuentes de la Guardia Civil. De las 85 grandes operaciones de este año (248.000 kilos incautados y 650 detenidos), 31 (el 36%) se han llevado a cabo en el río Guadalquivir.

Otra ruta que está teniendo auge es la de Baleares. En cuatro grandes operaciones (11.780 kilos) la Guardia Civil encontró la droga en veleros y catamaranes.

Los narcos intentan aprovechar los poco vigilados puertos deportivos para intentar introducir el hachís por estos puntos. Cataluña, con el 14% del hachís decomisado, Valencia (7%) y Murcia (7%) siguen a Andalucía en volumen de incautaciones.

El precio se multiplica por 13

Unos 14 Km de distancia separan a Marruecos de España a través del Estrecho, pero el precio del fardo de hachís (30 kilos) en la costa gaditana es 13 veces superior a su precio en la costa marroquí.

Los productores venden la droga a los narcos con tarifas que oscilan entre los 0,14 y 0,4 euros por gramo. En las playas españolas, una tonelada de hachís está ya valorada entre 800.000 euros y el millón y medio (entre 0,8 y 1,5 euros por gramo). En las calles, el consumidor paga por el gramo entre 3 y 4,5 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento