Vladímir Putin
Vladímir Putin, en una imagen de archivo. ARCHIVO

El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, ha ordenado la reducción de los suministros de gas en la frontera con Ucrania en el mismo volumen en que el carburante ruso "ha sido robado" en el vecino país en su tránsito hacia Europa. Países como Alemania, Rumanía o Grecia ya notan los recortes.

Bien, de acuerdo. Redúzcalos a partir del día de hoy. E informe a los socios europeos

El jefe del Gobierno aceptó la propuesta del presidente de Gazprom, Alexéi Miller, de reducir los suministros en la frontera de Rusia y Ucrania "en el mismo volumen en que ha sido sustraído -65,3 millones de metro cúbicos- y, en adelante, de recortar según el volumen de gas robado diariamente", informó la agencia Interfax.

"Bien, de acuerdo. Redúzcalos a partir del día de hoy. E informe a los socios europeos y a la Comisión Europea de la situación creada", dijo Putin, citado por la agencia rusa.

El primer ministro recibió a Miller en su residencia de campo de Novo-Ogariovo, donde fue informado acerca de la situación que afecta el tránsito del gas ruso por el territorio de Ucrania, por donde pasa cerca del 80% de las exportaciones de carburante a Europa. El jefe del Gazprom comunicó a Putin que el consorcio gasístico ruso adoptará medidas para compensar las pérdidas de los consumidores europeos debido que no están recibiendo los volúmenes de gas contratados.

Por Bielorrusia y Polonia

En particular, Miller señaló que aumentará el bombeo de gas a los consumidores europeos a través de Bielorrusia y Polonia, así como por Turquía, por el gasoducto "Blue Stream". Añadió que además Gazprom comprará combustible en el mercado para compensar a los consumidores europeos la merma en los suministros, gasto que -remarcó- deberá pagar la gasística estatal ucraniana Naftogaz, responsable del tránsito del carburante ruso por el territorio de Ucrania.

Ucrania roba gas ruso cada vez en mayor volumen

"Ucrania roba gas ruso cada vez en mayor volumen", dijo Miller, que agregó que el país vecino tiene ya una deuda de más de 600 millones de dólares con Gazprom.

Mientras, los países de la Unión Europea rechazaron mediar en el conflicto entre Rusia y Ucrania y pidieron a ambas partes una solución inmediata que garantice el suministro a Europa. "La UE no está interesada en intervenir en un problema de carácter bilateral", se subrayó desde el organismo.