Una granada de mano lanzada durante una manifestación en un mercado de Bangkok, en Tailandia, ha herido a 16 personas y ha provocado el caos en la zona.

La Policía atribuye el ataque a un ajuste de cuentas

Este es ya el segundo ataque que sufre en menos de un mes el mercado de Klongtoey. En el momento de la explosión, cerca de 300 personas se encontraban en las inmediaciones, llevando a cabo una protesta en contra de la subida del alquiler de los puestos de venta.

La Policía atribuye el ataque a un ajuste de cuentas y ha descartado por el momento cualquier relación con las protestas que llevan a cabo los partidarios de la Alianza del Pueblo para la Democracia para forzar la caída del Gobierno.

Varios miles de manifestantes ocupan desde el pasado miércoles el aeropuerto internacional de Suvarnabhumi, a unos 35 kilómetros al este de Bangkok, y el aeródromo doméstico de Don Muang, a unos 30 kilómetros al norte de la capital tailandesa.