Así es la vida real de María Pombo, la reina de las 'influencers' españolas

  • Con millón y medio de seguidores en Instagram, ha conseguido ser un referente en el mundo de la moda y la belleza.
María Pombo posa en la boda de su hermana Marta.
María Pombo posa en la boda de su hermana Marta.
GTRES

Con tan solo 25 años, María Pombo se ha convertido en una de las personas más influyentes de España. Con cerca de un millón y medio de seguidores en Instagram, la madrileña ha conseguido ser todo un referente en el mundo de la moda y la belleza con destacadas colaboraciones con primeras marcas que se la rifan. 

La joven, que se dio a conocer por su relación con el futbolista Álvaro Morata, protagoniza una de las carreras mediáticas más fructíferas de todos los tiempos. El engaño sentimental del ahora rojiblanco sirvió para catapultarla a una fama que ha sabido aprovechar y monetizar. Los números que maneja son de vértigo: 4.000 euros por una publicación y hasta 10.000 por ser imagen de una firma o acudir a un photocall. No se hace fotografías con seguidores y evita hacer declaraciones si no son previamente autorizadas por la agencia que la representa.

Embarazada de su primer hijo, su relación con el empresario Pablo Castellano, ha sido uno de sus triunfos más celebrados, tal vez porque el amor es clave y motor en su vida. Estos días festeja el primer aniversario de su boda. Un acto social -al que acudieron rostros tan conocidos como Dulceida, Laura Escanes o Laura Matamoros- que fue publicada por la revista ¡Hola!, evidenciando el interés que la influencer suscita más allá del intangible internet. 

También hubo polémica. Pombo no se sentía cómoda compartiendo protagonismo junto a Belén Esteban y pidió explicaciones. Aunque ella lo negó en reiteradas ocasiones, dicen que se sintió menospreciada al solo ocupar una ventana del semanario, que decidió dar mayor paginación al compromiso de la televisiva. 

Familiar y tradicional, sus hermanas y padres son su mayor apoyo. También su marido. Lo ha demostrado en las últimas semanas cuando tuvo que enfrentarse al que, quizás, ha sido el peor momento de su vida: la confirmación de que sufre esclerosis múltiple. Días antes del diagnóstico, María ya había confesado que estaba convencida de sufrir la enfermedad después de que los médicos determinaran que padecía mielitis (inflamación de la médula) y un hormigueo que no cesaba.

Aunque fue criticada por precipitarse en la valoración médica, lo cierto es que Pombo ha ayudado a dar a conocer una enfermedad que suele ser muda en los primeros meses de desarrollo. Su capacidad para empatizar con sus seguidores ha hecho que muchos hayan reparado en la importancia de las pruebas rutinarias y en la necesaria visibilidad. Su impacto social no solo le ha servido para hacerse millonaria, sino para expandir su generosidad al aprovechar para sacudir conciencias pidiendo más ayudas para la investigación de una afección que también padece su madre.

La lucha de Pombo ya ha comenzado. Hace pocos días compartía su primer día de tratamiento. Unas inyecciones que le fueron administradas con el único fin de ralentizar el avance de la esclerosis e impedir que la misma afecte al desarrollo del bebé en camino. Todo cambiará tras el nacimiento. A partir de ese momento, el equipo médico que la trata ya estudia cambiar los fármacos para empezar una nueva fase. 

Tiene esperanza. La misma que transmite a través de sus cortos pero apasionados mensajes en los que repite enérgicamente la importancia del estado anímico, de las ganas de vivir. Es humana, por eso la ilusión, las sonrisas y la esperanza son sus únicos y más importantes mensajes motivacionales. Toda una lección de vida, que no siempre es de color de rosa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento