Un paseo espacial en la Estación  Espacial Internacional
Un paseo espacial en la Estación Espacial Internacional (AGENCIAS). AGENCIAS

Los astronautas de la misión del transbordador Endeavour han tenido que prolongar en un día su estancia en la Estación Espacial Internacional (EEI), a unos 385 kilómetros de la Tierra, para reparar el sistema de purificación de fluidos, informó hoy la agencia espacial estadounidense NASA.

El Endeavour transportó el procesador de orina, instalado en Destiny
Debido a ello, los astronautas del Endeavour abandonarán la EEI el próximo viernes y regresarán a la Tierra dos días después, una noticia que ha satisfecho a sus compañeros del Control de Misión en el Centro Espacial Johnson, de Houston (Texas, EEUU).

La causa de la demora proviene de la puesta en marcha del denominado "Conjunto Procesador de Orina" que fue transportado hasta allí por el Endeavour e instalado en el módulo "Destiny".

Orina y sudor para beber

Este sistema forma parte de lo que la NASA ha calificado como "Sistema de Recuperación de Agua", mediante el cual se procesarán tanto la orina y el sudor de los astronautas como el agua con que se lavan para convertir todo ello en agua potable.

El problema: un sensor en el aparato centrifugador
Pero este procesador, desde el inicio de la misión, está generando quebraderos de cabeza a los técnicos de la NASA del Control de Misión de Houston, ya que quieren incorporarlo a la EEI para que sea utilizado por los seis nuevos ocupantes que llegarán allí, en un principio, a partir del próximo mes de mayo.

Aparentemente, el principal desperfecto de este mecanismo de líquidos se debe a la interferencia de un sensor con el aparato de centrifugación que se usa para separar el agua de la orina.