Cinco imponentes cuevas de Aragón de obligada visita

Visitantes en la Cueva de Las Güixas, en Villanúa.
Visitantes en la Cueva de Las Güixas, en Villanúa.
Pablo Segura

Son muchos y muy conocidos los destinos turísticos con los que cuenta Aragón. Pero, a menudo, olvidamos que, además del que se ve en la superficie, la Comunidad cuenta con un notable patrimonio subterráneo. 

Así, existen diversas cuevas y grutas que constituyen una opción ideal para visitar en familia estos días. Unas actividades que particularmente les encantarán a los más pequeños de la casa, a los que les impresionarán las formaciones rocosas detrás de estas cavidades naturales y las interesantes historias que esconden. Bajo estas líneas se detallan cinco de esas imponentes cuevas que no te puedes perder.

  • Cueva de Las Güixas (Villanúa): situadas en la base del macizo del Collarada, en el corazón del valle del Aragón, esta cuevas constituyen un espléndido escenario subterráneo con sus columnas, estalactitas, corredores y gours (pequeños estanques). Asimismo, su agujero o ‘chimenea’ abierto al exterior permite ver el cielo, las estrellas y la luna desde el interior. Al entrar por él, la luz al entrar ofrece una visión singular desde el interior de la cueva. Por todo ello, no es extraño que las brujas eligiesen este punto para realizar sus rituales.
  • Grutas de Cristal (Molinos): descubiertas hace unos 60 años, se ubican a pocos kilómetros de la localidad de Molinos, en el Maestrazgo turolense. El acceso a la cueva está a casi 1.000 metros sobre el nivel del mar, desde el que se salva un desnivel de unos 24 metros. Se tiene constancia de la existencia de numerosas galerías dentro de la misma montaña caliza, pero por el momento solo se pueden visitar dos lugares: la Sala de los Cristales y la Sala Marina, ambas realmente alucinantes debido a la riqueza de formaciones que contienen.
  • Cueva de El Recuenco (Ejulve): catalogada como LIC ( Lugar de Interés Comunitario) y también como Punto de interés geológico, esta cavidad cuenta con una entrada algo compleja, en la que es necesario realizar un rapel de poca altura. Tras ella esperan más de 800 metros de recorrido por las entrañas del Maestrazgo, en el que se pueden contemplar multitud de estalactitas, estalagmitas, gours y formaciones en bandera (estalacticas en las que hay un desplazamiento lateral del agua adoptando formas abanderoladas).
  • Gruta de El Romeral (Aldehuela de Liestos): a solo un kilómetro de esta localidad zaragozana se encuentra esta maravilla bajo tierra. Para visitarla, solo hay que pedir la llave en el bar que se encuentra al llegar a la zona. La entrada es estrecha y dentro se halla una cavidad de unos 100 metros de recorrido, repleta de estalactitas y estalagmitas, las cuales pueden apreciarse en toda su magnitud gracias a la iluminación automática que tiene.
  • Cueva del Oso Cavernario (Tella): a 1600 metros de altitud, en las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, se encuentra el yacimiento de oso de las cavernas más alto de Europa occidental. Además, también podrás conocer el interesante espacio de interpretación (Cueva de los Osos y Museo de Tella), donde puedes descubrir cómo vivió esta especie desaparecida hace 9.000 años en el ámbito pirenaico y cómo se han excavado sus restos en este yacimiento datado de hace más de 30.000 años.

Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento