Protestas contra el G8
Durante las protestas contra la cumbre no se produjeron enfrentamientos violentos. (Foto: Dai Kurokawa / EFE) EFE

El G-20 se reune en Washington para buscar soluciones a la crisis económica mundial y reformar el sistema financiero internacional. Sin embargo, miles de organizaciones de todo el mundo ya se han movido para protestar contra esta cumbre con lemas como "que la crisis la paguen ellos".

Un manifiesto contra las ideas de la cumbre ha sido suscrita por cientos de agrupaciones de todo el mundo

Como es habitual, Internet sirve para congregar a colectivos de diferentes lugares del mundo tras un objetivo común. Un ejemplo es un manifiesto que ha sido suscrito por cientos de asociaciones de todo el mundo y miles de ciudadanos. Entre los firmantes hay ONGs, asociaciones ecologistas, agrupaciones profesionales (de abogados y hasta de profesores de Yoga), congregaciones religiosas, partidos políticos (ninguno demasiado mayoritario) y sindicatos, lo que da idea de la variedad de personas que están en contra de esta cumbre y lo que representa.

Sin embargo, no todo es "virtual" en las protestas contra la manera que se está gestionando, a nivel global, la crisis económica.

"No refundar la pobreza"

La Alianza Española contra la Pobreza, que agrupa a más de 1.000 organizaciones, exigió que en esta cumbre "se modifiquen las bases del sistema financireo internacional" atendiendo a las causas que impiden el desarrollo de países y regiones del planeta" para "no refundar la pobreza".

Por ello y bajo el lema "Que la crisis la paguen ellos" han convocado de forma anónima y por Internet concentraciones para el sábado 15 de noviembre. Ya hay convocadas concentraciones en más de 70 ciudades. La mayoría tendrán lugar a las cinco de la tarde en calles o plazas principales. En Madrid, será en la Puerta del Sol, y en Barcelona, en la plaza de Catalunya.

¿Por qué están en contra de la cumbre del G-20?

  • José Luis Fernández, secretario de comunicación de la Unión Sindical Obrera (USO):

"Muchos nos tememos que en esta cumbre no se van a buscar problemas para los más necesitados y sí para los que más tienen. Nosotros queremos llamar la atención a los gobiernos para que tomen en cuenta una cuestión tan fundamental como el trabajo decente. Si hay una causa con la que tenemos que estar es ésta. Los sindicatos no podemos caer en el error de defender sólo a los que ya tienen trabajo."

"Entendemos que a la hora de decidir cómo va a ser el nuevo mundo no sólo deben dar la voz a los que ya la tienen, si no también a los más débiles. Los pobres deben tener voz en esas decisiones".

"Los planes de la cumbre son a favor de los de siempre y en contra de la mayoría de la gente. Sólo a través de que la gente se movilice podremos cambiar las cosas".