Los pacientes de oncología, indignados por la ausencia del médico que les prometieron

  • El viernes se anunció que el hoy comenzaría a trabajar a tiempo completo un especialista contratado por el hospital.
  • Los enfermos, algunos venidos desde más de 100 km de distancia, han tenido que esperar toda la mañana para recibir tratamiento.
  • Al final los ha atendido un oncólogo de Salamanca.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ÁVILA
Los enfermos de cáncer y sus familiares protestaron esta mañana ante las puertas del hospital.
Los enfermos de cáncer y sus familiares protestaron esta mañana ante las puertas del hospital.
M. MARTÍN / ICAL

Una treintena de enfermos de cáncer y sus familiares protestaron hoy ante las puertas del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles tras conocer que el oncólogo que debía haberse integrado hoy a la plantilla de esta especialidad, según prometió la Junta de Castilla y León el pasado jueves, no se ha incorporado. Tras ser citados a las 8.30 horas para recibir tratamientos y pasar consulta, los enfermos han esperado durante horas, hasta que a las 12 horas llegó al centro hospitalario un oncólogo desplazado desde Salamanca.

Esto no es una gripe, es una enfermedad muy cruel, y no puede falta el médico

A su llegada al hospital, no sólo se han encontrado sin el oncólogo prometido, lamentaron los pacientes, sino que les han informado de que en la jornada de hoy pasará consulta "provisionalmente" un oncólogo llegado desde Salamanca, "que en teoría ya no volverá, y según informes de la dirección del hospital, a partir del día 12 de noviembre ha de venir un oncólogo a pasar consulta tres o cuatro horas diarias y quizá no todos los días de la semana".

Los afectados creen que el nuevo oncólogo procede de la sanidad privada de Madrid.

Una treintena de pacientes diarios

Los pacientes advierten que, teniendo en cuenta el número de enfermos de la unidad -unos 250, si bien se atienden entre 20 y 30 a diario- "es imposible atender a todos". "Tampoco sabemos qué facultativo va a hacer el seguimiento de los pacientes que reciben tratamiento, puesto que el médico sólo permanecerá tres o cuatro horas en dicho hospital", criticaron en un comunicado leído a las puertas del hospital.

No somos ovejas ni cerdos, somos seres humanos

En el comunicado, los enfermos y familiares expresan su indignación por el incumplimiento de la promesa del delegado territorial de la Junta en Ávila, Francisco José Sánchez, de incorporar hoy a "un oncólogo fijo y con dedicación exclusiva" en el Hospital de Ávila, que pudiese pasar consulta y dar tratamiento en horario de mañana. De hecho, todos ellos estaban citados entre las 8.30 y las 10.30 horas.

La Junta también prometió que se traerían "otros oncólogos de apoyo en función de las necesidades", algo con lo que los pacientes no estaban de acuerdo, de modo que el delegado se comprometió a la incorporación de un segundo especialista antes del 22 de noviembre.

Enfermos indignados

Con lágrimas en los ojos y la voz temblando de indignación, los enfermos, muchos de ellos de edad avanzada, expresaban su malestar por la situación que se lleva arrastrando en el Servicio de Oncología de Ávila desde hace semanas , los desplazamientos continuos, la incertidumbre, que se unen al malestar generado por el cáncer.

Muchos de ellos se han desplazado esta madrugada desde localidades como Candeleda o Poyales del Hoyo -a más de cien kilómetros de la capital-, El Arenal o El Tiemblo para poder acudir a la cita con el especialista y ser atendidos en consulta o recibir el tratamiento de quimioterapia.

"Que esto no es una gripe, es una enfermedad muy mala, muy cruel, y no puede falta el médico", señaló la esposa de un paciente llegado de El Tiemblo. "No somos ovejas ni cerdos, somos seres humanos, y no pueden hacernos venir desde 110 kilómetros de distancia para no saber a qué hora vamos a salir de aquí, si a las diez de la noche o cuándo", lamentó otro de los pacientes de Oncología.

La mujer de otro paciente, que espera desde las 10.30 horas la llegada del médico para recibir quimioterapia, hacía constar que su marido es diabético, y necesitaba ya "darle de comer a sus horas, pincharle y atenderle", pero no podrá hacerlo hasta que no le revise el oncólogo.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ÁVILA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento