Illa defiende la cancelación del evento evangelista y no el del 8-M: "No es igual uno internacional a puerta cerrada que otro al aire libre"

El ministro de Sanidad, Salvador Illa comparece en la Comisión de Sanidad del Congreso celebrada este jueves sobre la evolución de la crisis del coronavirus y las medidas de su departamento ante las distintas fases de la desescalada, en Madrid (España), a 21 de mayo de 2020. 21 MAYO 2020 21/5/2020
El ministro de Sanidad, Salvador Illa comparece en la Comisión de Sanidad del Congreso.
Pool
En su décima comparecencia en el Congreso y ante las críticas de la oposición, el ministro de Sanidad, Salvador Illa ha alabado la vocación de servicio público de su equipo y ha afirmado sentirse orgulloso de ellos.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reconocido este jueves en la comisión de Sanidad el incremento de la mortalidad que reflejan los registros con respecto al año pasado, datos a los que han hecho referencia los grupos parlamentarios. Sin embargo, ha puesto en duda que todas las muertes se deban al coronavirus. "Efectivamente hay un incremento de la mortalidad con respecto al año pasado, el tema es si son todos por coronavirus o no".

El baile de cifras ha sido uno de los temas más comentados por la oposición. En este sentido, desde Vox han puesto en duda la realidad de los datos facilitados por Sanidad. Ha defendido que para diagnosticar un cuadro de gripe no se hacen test, sino que el recuento se lleva a cabo por la sintomatología, mientras que con el coronavirus no ha sido así. Illa ha recordado que el recuento se ha hecho conforme a las indicaciones de la OMS y que no se han tenido en cuenta las personas con síntomas compatibles, sino las diagnosticadas con PCR. "Usted dice que los que han fallecidos con síntomas han muerto por COVID, yo eso no lo puedo asegurar". 

En cuanto a las modificaciones de criterios a la hora de presentar los balances, ha negado que se haya hecho ningún cambio de criterio "Hemos ido cambiando la definición de los casos según hemos ido afinando la información", ha respondido, como ha negado también que se hayan retirado informes de la web del Ministerio de Sanidad como ha cuestionado Ciudadanos.

Otra de las críticas repetidas ha sido la de permitir la marcha del 8 de marzo pese a impedir la celebración de otras manifestaciones. En concreto, ha señalado que hay un informe de la Comunidad de Madrid que tres días antes señalaba que se podían desarrollar actividades con normalidad y esta misma región, que entonces tenía las competencias, permitió varios actos multitudinarios: “y yo asumí las decisiones y las respaldé”.

Sin embargo, ha justificado el rechazo a la manifestación de la organización evangelista porque había evidencias de contagios en cultos religiosos y un brote en La Rioja por un acto similar provocado por un participante de origen belga. "Lo entendieron y no hubo que hacer ninguna orden". Además, ha defendido que "no es lo mismo un evento internacional a puerta cerrada que otro al aire libre" y ha criticado a los que aseguran que no debería haberse celebrado: "Predecir el pasado es muy sencillo".

"Trabajamos como si fuera a haber un rebrote en otoño"

El ministro ha reconocido un rebrote en Lleida tras una fiesta en la que acudieron más personas de las que permite la fase actual y ha reconocido que su departamento trabaja en la prevención "como si fuera a haber un rebrote en otoño", ya que aún no hay vacunas disponibles. "Nos ponemos en el peor escenario para intentar evitar que se produzca".

En este sentido, ha adelantado que no hay evidencias de que vaya a producirse y tampoco las hay sobre si sería igual de virulento que el vivido en marzo, como indican algunos expertos.

"El plan de desescalada no ha tenido un impacto negativo"

Illa ha afirmado este jueves que "las medidas del plan de desescalada no ha tenido por ahora un impacto negativo en la evolución de la epidemia", aunque ha pedido prudencia para no dar pasos atrás.

En la comisión de Sanidad celebrada en el Congreso, Illa ha hecho balance de la evolución del coronavirus hasta el día de hoy, y ha celebrado que actualmente todo el territorio nacional esté en fase uno y casi la mitad de la población disfrute de la fase 2. "Esto lo hemos conseguido gracias al comportamiento de los ciudadanos y al personal sanitario, pero difícilmente habría sido posible sin un instrumento como el estado de alarma", ha defendido.

Ha insistido en que la desescalada es un proceso complejo: "No es un sprint, es una carrera de fondo donde lo importante es llegar al final sin dar pasos en falso que nos hagan ir para atrás". Illa ha cifrado en casi 160 millones de unidades de material de protección sanitaria el entregado por el Gobierno y en 3,5 millones el número de test diagnósticos, entre PCR y anticuerpos.

Sin embargo, aún no hay una solución al coronavirus, por lo que Illa ha insistido en la prudencia, aunque ha anunciado que ya hay 76 proyectos científicos en el ámbito nacional que trabajan para encontrar un tratamiento para el COVID-19.

Disminución de la vacunación

Uno de los aspectos que ha constatado Sanidad durante los dos meses de crisis ha sido la disminución de la vacunación de las dosis consideradas prioritarias, por lo que ha pedido que se restablezca la normalidad. Es el caso, ha explicado Illa, de las recomendadas para los bebés de hasta 15 meses, de las recomendadas para las embarazadas y también para los grupos vulnerables a la COVID-19.

"Sabemos que durante los meses de marzo y abril, por la situación de la crisis sanitaria y el confinamiento, se ha producido un descenso en el número de dosis administradas de estas vacunas", ha señalado el ministro. Por eso, ha considerado que, además de "poner al día" la administración de vacunas de estos meses, "es necesario restablecer progresivamente" la normalidad en el calendario vacunal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento