Las cenas de Estado volverán a coincidir con las 'fiestas del pijama' en la Casa Blanca

  • La llegada de las pequeñas hijas de Obama revolucionará la residencia.
  • A la Casa Blanca llegará probablemente la abuela y, además, un perro.
  • Los Obama quieren mantener el ambiente familiar.
Obama, junto a su mujer y sus dos hijas, después de ganar las elecciones. (AP Photo/Jae C. Hong)
Obama, junto a su mujer y sus dos hijas, después de ganar las elecciones. (AP Photo/Jae C. Hong)
AP Photo/Jae C. Hong

La Casa Blanca volverá a llenarse de juguetes y risas infantiles con la llegada de las pequeñas Malia y Sasha Obama, para las que sus padres quieren crear un ambiente familiar (perrito incluido) sin que importe que las recepciones coincidan con las fiestas en pijama.

Malia, de 10 años, y Sasha, de 7 años, serán las dos inquilinas más pequeñas de la residencia oficial desde Amy Carter, que llegó a la mansión presidencial con nueve años, a finales de los 70.

Sin embargo, el niño más pequeño que vivió en la mansión presidencial fue John F. Kennedy Jr, "John John", al menos en la época contemporánea. Llegó casi recién nacido y su hermana Caroline apenas tenía tres años.

Una vida normal

Ahora, tanto Barack como Michelle Obama quieren que sus hijas mantengan, en lo posible, una vida normal, como la que han disfrutado estos últimos años en Chicago, donde las relaciones con la familia de Michelle han sido muy estrechas.

Para que ese vínculo no se rompa, se traerán a Washington a un quinto miembro de la familia, la madre de Michelle, Marian Robinson, que será la encargada de atender a las niñas cuando sus padres tengan que cumplir otros compromisos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento