Robe Iniesta, de Extremoduro
Robe Iniesta, líder de Extremoduro.

Defiende La ley innata, la individualidad de cada uno. La suya le lleva a apagar la radio ante la monotonía de lo que oye. Es Robe Iniesta, líder de Extremoduro, un tanto pesimista tras seis años de silencio. Cree que la música "está desvalorizada en la cabeza de la gente" y dice que el rock es "de minorías". No el suyo. Robe y sus chicos llenan estadios y el día 15 cerrarán la gira en Madrid con otro lleno. Hace semanas que no hay entradas, por lo que se organizó una penúltima cita el día 14.

Seis años sin sacar disco y cuatro sin dar conciertos, ¿dan para mucha reflexión o sólo para descansar?

Dan para agobiarse, para pensar por qué la inspiración se va y no viene.

¿Lo ha averiguado?

Ojalá. De repente se empiezan a hacer cosas y empiezan a salir. Y por ahora están saliendo.

Pero tampoco se quedó del todo sin inspiración, escribió una novela.

Sí, espero que salga dentro de unos meses.

¿Qué espera de ella?

Yo me lo he pasado muy bien escribiéndola, pero tampoco es que ahora espere mucho de ella. El rendimiento ya se lo he sacado, porque ante la frustración fue como una tabla de salvación. La prosa es bastante más agradecida que hacer canciones, porque el tiempo de una canción es muy corta y en la prosa son muchos días y muchas horas escribiendo. Te sientes muy bien, te sientes satisfecho.

¿Nos adelanta algo del contenido de la novela?

Te puedo decir que no es una biografía, que no tiene nada que ver con la música, con el rock ni con Extremoduro. He cuidado mucho el lenguaje, creo que en el lenguaje se me reconoce.

¿Le han ayudado las clases de latín que ha estado recibiendo en estos últimos años en la UNED?

Pues sí, me ayudaron para coger soltura con el lenguaje. Porque no es lo mismo cantar algo que escribir algo que va a leer otra personas. El latín me ayudó a ponerme más en contacto con las palabras, porque cuando comencé a escribir vi que me faltaba soltura, me ayudó a coger soltura.

El hecho de estar trabajando en una novela, ¿influyó a la hora de crear un disco compuesto por una sola canción?

No sé si habrá tenido mucho que ver... Pero no, no creo. Si lo piensas un poco, no es tan raro. Es más raro que todas las canciones duren tres minutos. Es más raro que a todo el mundo le salgan las canciones de la misma duración. Cuando haces canciones en un tiempo reducido, es lógico que estés pensando en las mismas cosas. Por eso, hay muchos discos en los que las canciones tienen un esqueleto, aunque no se deje ver. Fue saliendo lo que fue saliendo y vi que había un esqueleto que lo unía todo.

¿Cuál es su ley innata?

La ley innata de cada uno es totalmente diferente, es una forma de reivindicar lo de siempre, la individualidad de cada uno, la manera de ser de cada uno.

Siempre ha defendido que hace lo que quiere, ¿es más fácil ahora o hace 20 años?

Es más fácil ahora, sobre todo en cuanto a la música. Antes no me hubiera permitido estar tanto tiempo sin componer, no me hubiera podido permitir el mismo nivel de exigencia. No sólo por dinero, sino por ti mismo. Es difícil darte tiempo. Me ha hecho falta la seguridad en mi mismo, porque si no habría sacado cosas con las que no hubiera estado a gusto.

Tras tanta ausencia, Extremoduro se embarca en una gira meses antes de sacar el disco y llena estadios y cuando publican el disco inmediatamente es disco de oro, ¿cuál es la receta?

La receta no la sé. La gente ya nos va conociendo y va viendo que no sacas cosas por sacas cosas por sacar, que no das una gira por darla, es porque ahí hay algo en lo que crees. A la gente no le hizo falta el disco para nada. La mayoría de los discos lo vendemos rápidamente, en muy poco tiempo.

Además, consiguen colar el rock en una lista de ventas que suele ser ante todo popera...

Es que tampoco hay muchos grupos de rock, cada día lo tienen más difícil. En parte, porque las compañías cada vez apuestan menos por la música de minorías.

¿Cree que el rock es una música de minorías?

Sí, ahora el rock es una música de minorías. Cada día lo tiene un poquito más difícil. Pones la radio y siempre suenan los mismos grupos, las mismas canciones. La radio está muy monótona. Al final la quito porque me harto.

¿Le ves alguna solución a esta caída del rock?

No le veo una solución clara. Tendrá que mejorar cuando la gente empiece a valorar lo que son los creadores y los grupos nuevos. Estos de bajarse las cosas de internet estamos viendo que está haciendo mucho daño. ¿Cuántos grupos nuevos no habrán llegado a ninguna parte cansado de pelear? Parece que cada día la propiedad intelectual vale menos, que una canción no vale nada, está muy desvalorizada en la cabeza de la gente.

Sin embargo, Internet podría ser un gran escaparate precisamente para grupos noveles.

Eso pensábamos todo al principio, pero no parece ser así, porque cuántos grupos han salido de Internet. Es un terreno tan grande que nadie se pone a buscar grupos nuevos. Cada día la gente estamos más tontos y necesitamos que alguien nos diga que es bueno y que es malo. Realmente no están saliendo de ahí, parecía un escaparate y no.... La gente parece, sobre todo los chavales, que tienen un interés grandísimo en tener ipod con 2.000, 3.000 canciones, parece que les importa más la cantidad que la calidad, como que no hay criterio.

Extremoduro ya tiene su sitio y sus fans, así que parece estar a salvo de estos peligros, pero ¿qué futuro le ve?

Pues el que le queda siempre a un grupo, seguir haciendo cosas nuevas, que hagan pensar y sentir cosas nuevas. No apalancarse, arriesgarse. Tiene que ser original por respeto no sólo a los demás, sino a si mismo. Y no dejar de sorprender.