Cash Converterters Sevilla
Colas a las puertas de Cash Converterters Sevilla MARTA FRANCO

Milena es alemana. Lleva dos semanas en Sevilla y no tiene trabajo. Viene a vender su bici antigua para «poder tirar un tiempo». Antonio y Julio son hermanos. Son electricistas pero «ahora tenemos poco trabajo. Venimos a ver cuánto nos dan por una caja grande de herramientas». A su lado, Ángel, viene a preguntar «cuánto me ofrecen por una tele de plasma. Ahora estoy pasando apuros».

Son algunos de los ciudadanos que hacían cola a la puerta del Cash Converters, única cadena de compra y venta generalista en Sevilla. Sus dos tiendas atienden entre 50 y 60 personas cada día.

Y es que la crisis está obligando este año a los ciudadanos a acudir a las tiendas de segunda mano para vender cosas que ya no usan y ganar un dinero extra. «Se está notando un fuerte repunte en el negocio en el último trimestre», explican desde el departamento de marketing. «Los que vienen a comprar se pueden ahorrar entre un 30 y un 60%, por eso vienen más».

Escuhas cosas como 'lo vendo para poder pagar un recibo", dice el gerente de Cash Converters en Mª Auxiliadora

Alejandro, gerente de la cadena en Mª Auxiliadora, lo confirma. «Ahora hay mucha más afluencia que antes por el tema de la crisis. Escuchas cosas como ‘lo vendo porque me hace falta para comer, para pagar un recibo’. O esa madre que trae cosas porque el hijo se ha quedado en paro».

Traen sobre todo «joyas, oro, cosas de informática y electrónica, teles, móviles, bicis o DVD, pero también guitarras, tostadoras o ventiladores», dice Fran, un empleado.

Muchos muebles de los que cierran

Los establecimientos y tiendas que se ven obligados a cerrar por falta de negocio están llevando su mobiliario a las tiendas de segunda mano. Como ocurre en Merkausado, en la Avenida de la Prensa, donde estos meses no paran de llegar muebles y objetos decorativos de empresas que quiebran. «Aquí les ofrecemos el 50% del precio de compra», explican.

El precio de salida lo pone el cliente. Luego la tienda negocia si es adecuado o no. 

Así funciona este negocio

Clientes. Hay quien vende por necesidad o lo están pasando mal y quienes lo hacen porque ya no necesitan algo. "Ves a muchos inmigrantes pero también a ejecutivos que traen sus iphones o móviles que ya no quieren".

El precio. Aquí el precio lo pone el ciente. "Por una tele de plasma podemos dar entre 750 o 1.100 euros, depende mucho. Y no es lo mismo la época del año. Sacas más dinero si traes una bici en marzo, que llegan menos, que en octubre, que llegan más", explican desde el departamento de marketing de Cash Converters.