Las familias españolas tenían que destinar a finales del tercer trimestre del año el 39,1% de su renta bruta disponible anual para financiar la compra de vivienda, lo que supone el mayor esfuerzo desde que el Banco de España empezó a elaborar la estadística en 1995.

Ese esfuerzo económico, que tiene en cuenta los beneficios por deducciones fiscales en la compra de vivienda, ha crecido especialmente en los meses de verano, ya que en junio se estimaba que el porcentaje de la renta anual destinado a pagar la hipoteca era el 37,2%, mientras que en septiembre de 2007 se cuantificaba en el 36,5%.

Los contribuyentes pueden desgravarse el 15% por sus aportaciones anuales
La Asociación Hipotecaria Española, que se hizo eco de los datos del Banco de España, explicó este viernes que el repunte se debe al
"fuerte crecimiento" del euríbor y el resto de indicadores que fijan los tipos de interés de las hipotecas durante el tercer trimestre del ejercicio, debido al recrudecimiento de la crisis financiera.

De hecho, el euríbor marcó su máximo mensual de sus casi diez años de historia en julio de este año, cuando la media mensual se elevó al 5,393%. La media mensual volvió a caer en agosto hasta el 5,323% para después subir de nuevo en septiembre hasta el 5,384%.

De acuerdo con los últimos datos del Banco de España, si no se tienen en cuenta las deducciones que aplica Hacienda a los que compran un inmueble, las familias que han adquirido una vivienda tenían que destinar el 48,7% de la renta bruta disponible anual al pago de la hipoteca a finales del tercer trimestre del año.

Se prevé un "tímido descenso"

Según la legislación vigente, los contribuyentes pueden desgravarse el 15% por sus aportaciones anuales, con un límite máximo de 9.015,18 euros.

La AHE confía en que, a pesar del repunte registrado en el tercer trimestre, el indicador de esfuerzo "acabe cediendo y retome en los próximos meses el tímido descenso que comenzó a principios de año".