Ricardo Ocaña. Premio sociedad española de Epidemiología.
Ricardo Ocaña. ARCHIVO

Un artículo publicado en la revista Statistics in Medicine le ha valido a Ricardo Ocaña, Profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública , para hacerse con el XV Premio Sociedad Española de Epidemiología . El granadino ofrece una nueva forma de analizar los datos sobre mortalidad.

Con los datos encima de la mesa, ¿somos los andaluces muy diferentes?

Afortunadamente hemos mejorado mucho. En 1900 Andalucía estaba habitada por 3,5 millones de personas, las mismas que viven ahora en Madrid capital. El 37% de la población no sabía leer ni escribir y había diez juzgados en toda la comunidad.

Los sueldos también era más pequeños...

El salario medio era de 2,76 pesetas (0,02 euros) y había una treintena de oficinas bancarias, nuestro consumo eléctrico al año por persona era de 2 Gwh, la misma cantidad que gastamos hoy en una sola hora.

Vivíamos menos y peor.

La media de vida era de 36 años y ahora es de 76 años para el hombre y 83 para la mujer y se tenían 4,7 hijos.

Su investigación establece nuevas técnicas para estimar estas tasas de mortalidad. ¿Cuál es la diferencia con lo que se hace ahora?

Los atlas de incidencia y mortalidad actuales agrupan datos de varios años y por lo tanto errores. La intención es hacer estadísticas con datos anuales y sin agrupar, para tener información precisa.

¿Y qué se consigue?

En el terreno de la salud conocer exactamente qué está ocurriendo con las enfermedades y poder establecer políticas eficaces de prevención o tratamiento.

¿Cuándo comenzarán?

En breve se usará para analizar datos de todas las comunidades de España.