Vox ya no renuncia a participar en la mesa de reconstrucción pero sigue sin querer hablar con el Gobierno

El líder de Vox, Santiago Abascal.
El líder de Vox, Santiago Abascal.
EFE/Mariscal POOL

Vox ha matizado su postura sobre unos pactos de Estado. Después de que Santiago Abascal renunciara a reunirse con Pedro Sánchez, el partido ya no renuncia a participar en la mesa de reconstrucción propuesta por el Gobierno para buscar consensos sobre las medidas económicas y sociales a aplicar ante la crisis del coronavirus si esta finalmente se constituye en una comisión del Congreso, como han pactado este lunes Pablo Casado y el propio Sánchez.

"Mantendremos el diálogo con el resto de fuerzas políticas en las comisiones y el pleno del Parlamento", comentó. En cambio, defendió su postura de no hablar con el Ejecutivo: "Hemos hecho lo correcto negándonos al diálogo con el Gobierno fuera de las instituciones democráticas, fuera del Congreso cuando estaba amordazado y máxime cuando se pretende acabar con la libertad de expresión y se lleva a Vox a los tribunales", sentenció.

Abascal, eso sí, no tiene constancia de que el PSOE o el PP hayan respondido por escrito a su propuesta de sustituir al actual Gobierno por un gabinete de técnicos y que se fije como único objetivo paliar la crisis actual y que esté apoyado por las tres primeras fuerzas parlamentarias.

En cualquier caso, ha vuelto a insistir en que Sánchez y todos sus ministros deben dimitir para que el "Gobierno del bulo" pase a la historia y deje paso a ese Ejecutivo de emergencia nacional.

Estas palabras de su líder tienen lugar el mismo día que Vox ha demandado al Ejecutivo central por los "delitos de imprudencia grave con resultado de muerte", "lesiones por imprudencia grave" y "delitos contra los derechos de los trabajadores por omisión de las medidas de seguridad", según recoge el texto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento