El lado oscuro de los 80: vuelven The Cure

  • Los legendarios The Cure regresan con nuevo disco '4:13 Dream’.
  • Como si el tiempo no pasara por él, Robert Smith sigue en forma.
  • El álbum mantiene el listón y está a la altura de las expectativas.
El grupo The Cure en una imagen de archivo. FOTO: UNIVERSAL.
El grupo The Cure en una imagen de archivo. FOTO: UNIVERSAL.
UNIVERSAL
Roma. 11 de octubre de 2008. Miles de almas se agolpan en la céntrica plaza San Giovanni de la capital italiana para presenciar un festival gratuito.

En el cartel, varias bandas locales, el cantante norteamericano de R’N’B John Legend y, como gran fin de fiesta,
los británicos The Cure, que presentan en primicia su esperadísimo nuevo álbum,
4:13
Dream. Llega el momento. La inconfundible silueta de Robert Smith se perfila sobre el escenario.

Suenan los primeros acordes de
Underneath the Stars, el tema que abre el disco. El público asiste en directo a un momento
que está siendo retransmitido a través de la web de MTV:
4:13 Dream suena íntegramente ante los oídos del mundo entero. El disco sale mañana a la venta.

The Cure es hoy un fenómeno de masas.
Como tal, cada uno de sus movimientos ha sido seguido con lupa. Amagos de separación y rumores de que cada concierto sería el último han sido siempre contestados con un nuevo álbum. Parece que The Cure no tiene aún intención de abandonar.
Etiquetas no, por favor

Mucho ha llovido desde que la banda de Sussex editara su primer sencillo,
Killing an Arab, en 1978. Inspirado en una novela de Albert Camus,
muchos quisieron ver en él un alegato racista que nunca tuvo y que acarreó serios problemas a la banda a la hora de editarlo en países como EE UU.

El hecho es que The Cure nunca necesitó de la polémica. Lo suyo siempre fueron las canciones.
Nacidos en plena explosión del fenómeno post-punk, su propuesta de pop oscuro, sus letras introspectivas y la siniestra imagen de su vocalista los llevaron a ser catalogados como góticos en un ejercicio de reduccionismo periodístico que siempre irritó a Smith.

A lo largo de su carrera, The Cure
ha facturado singles tan variados que difícilmente podrían englobarse bajo un paraguas común. Pop de guitarras, electrónica, punk, new wave... el abanico de estilos abarcado por la banda en cada uno de sus discos acaba por dar la razón a
Robert Smith: The Cure está por encima de etiquetas.

Con esa premisa, y pese a haber sufrido numerosas convulsiones en el seno de la banda, The Cure
ha firmado algunos de los hits que ya forman parte de la historia de la música popular.
Desde Boys don’t Cry a
Close to Me. Desde
Lullaby a
The Only One, el nuevo sencillo de este nuevo álbum que, a buen seguro
, no tardará en convertirse en un nuevo clásico de un grupo que se ha ganado un hueco de excepción entre los más grandes.
En la variedad está el gusto

No hay teclados. Es lo primero que sorprende al escuchar
4:13 Dream.
El decimotercer trabajo de The Cure apuesta por las guitarras como nunca.

Porl Thompson reclama así su cota de protagonismo en un disco marcado por la variedad,
que comienza con la adictiva densidad de una balada como Underneath the Stars, pero que pronto sale a flote con la frescura pop de temas como
The Only One o
Freakshow, este último uno de los singles más juguetones que se les recuerda.

Oscuridad y energía se alternan así para dar forma
a un disco dinámico que, sin llegar al nivel de sus mejores obras,
mantiene el listón a la altura de las expectativas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento