Las entidades sociales piden apoyo económico: "Este verano los niños han de vivir las mejores colonias de su vida"

Manos de una anciano y su cuidora
El Tercer Sector desarrolla un trabajo que no se para en estos días.
DIPUTACIÓN - Archivo

La atención a personas con problemas de salud mental, los cuidados a menores tutelados y el reparto de comidas a personas en situación de vulnerabilidad son algunos de los ejemplos de las actividades que no se pueden parar, pese al confinamiento o a la crisis sanitaria. La labor del trabajo desarrollado por el conocido como Tercer Sector es, incluso, más necesaria que nunca en estos días.

Josep María Valls, portavoz de la entidad Fundesplai, comenta que no se han suspendido todas sus actividades, ya que algunas siguen siendo indispensables. "Seguimos, por una parte, con alguna actividad de emergencia social. En el albergue de nuestra sede, donde están las oficinas, en época normal aloja turistas o asociaciones y durante estos días se ha puesto a disposición de la red de alojamientos de emergencia. Diferentes ayuntamientos del Baix Llobregat derivan personas y familias vulnerables (personas sin techo o familias vulnerables)".

Otro de los lugares clave de estos días para Fundesplai es la casa donde se alojan niños cuyas familias están afectadas por el virus. Allí hay monitores que los atienden. "También estamos haciendo las comidas para personas mayores que están situación de vunerabilidad. Además tenemos tres casas de colonias que alojan a más de cien menores extranjeros no acompañados y que siguen allí durante esta época, claro. Estos son temas de emergencia social", continúa Valls.

Sin embargo la situación económica también se endurece para estos colectivos y piden ayuda desde la administración y desde campañas de donativos. El aumento del gasto en limpieza o en protección biológica para los trabajadores supone unas inversiones de dinero mucho mayores de lo habitual. Se les aseguran indemnizaciones para las personas que desarrollan un trabajo determinado, pero hay muchas otras detrás que también son necesarias, dicen.

"Tenemos que salvar puestos de trabajo y se trata de que las entidades sigan vivas. La suspensión de un contrato por parte de un Ajuntament, por ejemplo, implica que se pagará una indemnización para las personas que estaban haciendo ese trabajo. ¿Pero qué pasa con las personas de contabilidad o comunicación?”, explica Joan Segarra, el president de la Confederació.

El limbo económico

"De casi 3.000 trabajadores de Fundesplai, casi todos menos unos 200 se vieron afectados porque trabajan en centros educativos. Por este motivo nos hemos visto obligados a aplicar un ERTO que afecta a las personas que trabajan en todos estos servicios presenciales. Hay que puntualizar que hablamos de servicios que no dependen directamente de la administración, de la Generalitat o de la administración pública. En total el ERTO afecta a unas 1.300 personas", explica Josep Maria Valls.

Las reuniones con la administración pública siguen siendo constantes, pero las entidades se mantienen a la espera de soluciones. "El lunes se mantuvo una reunión virtual con videoconferencia entre Quim Torra y diferentes representantes del voluntariado y mundo asociativo. Vemos que la voluntad del Govern es buena pero sigue faltando trabajo por hacer", añade Valls.

Otro de los puntos clave es el gasto que acarrea la desinfección de los espacios o los turnos que está desempeñando la plantilla que sigue en activo. "Hemos desinfectado locales y cada desinfección son 600 euros", explica Efren Carbonell, director de Aspasim. "Cubrir un turno de 12 horas son 160€ de coste", explica Efren Carbonell. Trabajan para el bienestar de personas con discapacidad intelectual grave, trastornos de conducta o trastornos del aspectro autista. Una actividad que tampoco se para.

"Por ejemplo, tenemos un niño de 12 años con coronavirus, hospitalizado en pediatría y hay un trabajador con él. El problema es cubrir los turnos del personal y también que algunas de las entidades que nos daban apoyo a nosotros están haciendo ERTEs", explica Carbonell. Y añade: "Hasta tenemos un psicólogo que está trabajando en la lavandería".

Una situación similar es la que reclaman desde la Confederació: “Nosotros para asegurar la liquidez del sector estamos reclamando que se nos paguen las facturas y que no se retrasen. Hemos conseguido que en concertado, que tiene que ver con la Generalitat, nos paguen todo pero en contratado, que afecta a Ajuntaments, pedimos que no suspendan los contratos como están diciendo y se paguen íntegramente. Igual que hay un frente sanitario hay una serie de servicios que siguen trabajando, y lo hacen con mujeres víctimas de violencia de género, familias, mayores, etcétera", comenta Joan Segarra.

Lanzan campañas de recaudación de donativos

Josep Maria Valls, explica: “En el plano más concreto y más directo hemos lanzado una campaña ya que consideramos que es importante. Este trabajo es para los sectores más desfavorecidos pero también con un proyecto ilusionante para los niños para el verano, adaptándola para la situación y que llegue a todos los jóvenes y familias. Estamos haciendo un llamamiento para la solidariedad de todo el mundo. En www.fundesplai.orgtodo el mundo puede hacer un donativo o dar ideas. Estamos invirtiendo mucha energía para que todos los niños este sea un verano inolvidable”.

También lo hacen desde Aspasim: "Es necesario un apoyo extraordinario para que la fundación pueda hacer frente a la situación de pandemia sanitaria y la consecuente emergencia social que estamos viviendo". Pueden hacerse desde la página web www.aspasim.es.

La ilusión puesta en el verano

Desde Fundesplai no dejan que la situación amargue las previsiones de futuro y se centran también en programar los próximos meses. Josep Maria Valls comenta: “Vemos que la situación está afectando principalmente a familias con menores a cargo con pocos recursos. Precisamente el verano se puede convertir en una gran herramienta educativa y emocional para después de este confinamiento. Los niños y las niñas en concreto no tienen la posibilidad de respirar aire puro, de estar con sus amigos y hacer nuevos amigos. Todo esto exactamente es lo que se hace en las colonias".

Su intención es becar a diversos menores para que puedan participar de actividades del verano. "Todo esto llegado el verano esperamos que haya pasado y estamos trabajando para todos los niños y las niñas puedan disfrutar de unas colonias que serán más importantes que nunca. Queremos, sobre todo, garantizar la equidad. La campaña de donaciones se hace desde el 2011 y el año pasado casi dimos 6.000 becas. Este año es más importante por esa necesidad general de todo el mundo pero en concreto de las familias con más necesidades”, añade Valls.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento