La Feria de San Isidro sigue aún en pie pese a que, para Abellán, “sería una temeridad”

  • A mes y medio del inicio de los festejos, solo se han suspendido las dos primeras tardes de la temporada.
  • El diestro y director gerente de Asuntos Taurinos de la Comunidad se remite al Ministerio de Sanidad para suspender la feria pero éste no se pronuncia.
Imagen del torero mexicano Diego Silveti, durante la novena corrida de la feria de San Isidro en la plaza de toros de Las Ventas en Madrid.
Un torero durante la novena corrida de la feria de San Isidro en la plaza de toros de Las Ventas en Madrid.
Kiko Huesca / EFE

A solo un mes vista del arranque de la Feria de San Isidro, las autoridades no acaban de anunciar la suspensión de los festejos. Desde Asuntos Taurinos y el gobierno regional no trabajan todavía en este marco, pues, según señala el director gerente de la Comunidad de Madrid, Miguel Abellán, “ahora no se plantea otra cosa que no sea la de proteger la salud de los madrileños”, apunta a 20minutos, en referencia al colapso del sistema sanitario.

Sin embargo, para el diestro madrileño sería “una temeridad” aglutinar en las gradas a centenares de personas en este momento de crisis sanitaria que atraviesa el país, y, en especial, la capital. “Además de insensato, sería una estupidez”, añade.

Si bien no se ha suspendido la veintena de corridas que darían comienzo a mediados de mayo, la empresa Plaza 1 sí canceló las dos primeras tardes de novilladas de la temporada, más la presentación del cartel programada para el pasado miércoles. No obstante, la empresa gestora de Las Ventas no tiene la potestad para cancelar los festejos: “Nos debemos a un contrato público y no está en nuestras manos decidirlo”, sostiene Víctor de la Serna, que sigue a expensas de la decisión de la Comunidad de Madrid.

Las administraciones se pasan la pelota unas a otras. Mientras la Comunidad mira a Sanidad, esta se desmarca de dicha responsabilidad: “El Gobierno confía en que las medidas tomadas permitan volver a la normalidad cuanto antes”, según apunta el propio Ministerio a este diario. Unos y otros se resisten a tomar la decisión pero todos ellos, empresarios y toreros, ya asumen la pérdida de la temporada. “No lo veo muy viable”, dice el gerente.

El mundo del toro comienza a notar los efectos secundarios del coronavirus. Ganaderos, diestros y empresarios se sirven de estas ferias para subsistir durante el año. “Esto supone una repercusión muy negativa, económica y ecológicamente, para los ganaderos que viven de las ferias; es una debacle para la industria y la tauromaquia”, lamenta Abellán.

Sin cartel cerrado y tampoco cancelado, la Feria es de los pocos eventos que no anuncian su suspensión. La Fiesta del Orgullo y LaLiga española ya lo han hecho pese a disponer de un margen de hasta tres y cinco meses, en cada caso. Aun así, lo que no han conseguido los animalistas españoles es, más que probable, lo que consiga un virus de Asia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento