La defensa de la familia de Rocío Wanninkhof, la joven asesinada en Mijas en octubre de 1999, ha presentado en la Audiencia Provincial de Málaga la petición de un nuevo juicio que reabra el caso basándose en las pruebas que aparecieron en la sentencia condenatoria de Tony King.

Nuestra única obsesión es que se determine de una vez si Dolores Vázquez participó o no

De acuerdo con estas pruebas, incluidas en el veredicto del jurado popular que condenó a King a 19 años de prisión, fue necesaria la participación de al menos dos personas para cometer el crimen y trasladar el cadáver de la joven.

En una rueda de prensa, que ha tenido lugar el día que se cumplen nueve años del asesinato de Wanninkhof, el abogado que ejerce la defensa de la familia, Marcos García-Montes, ha explicado que no se trata de buscar nuevas evidencias, sino de aportar las ya existentes porque nuestra "única obsesión" es que se determine "de una vez" si Dolores Vázquez participó o no en la muerte.

La madre de Rocío, Alicia Hornos, que también ha comparecido, ha asegurado no estar "empeñada" en acusar a Dolores Vázquez, sólo en hallar a los culpables del crimen, pero ha recordado que la Guardia Civil le dijo al principio que fue ella la asesina de su hija.

Absuelta en 2002 

Un jurado popular condenó a Dolores Vázquez en 2001 a quince años de prisión por la muerte de la joven, pero el 1 de febrero de 2002 el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) anuló la sentencia al considerar que no estaba suficientemente motivada, y fue puesta en libertad bajo fianza, en una decisión que ratificó el Tribunal Supremo.

Ese mismo tribunal ordenó repetir el juicio, que fue suspendido tras la detención, en septiembre de 2003, del británico Tony Alexander King.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA