Detenida una madre marroquí en Melilla por dejar a su hijo cerca de un centro para que se convirtiera en MENA

  • La mujer aseguró que no tenía medios para hacerse cargo del menor.
Imagen de archivo de menores no acompañados en Melilla.
Imagen de archivo de menores no acompañados en Melilla.
F. G. GUERRERO / EFE

La Policía Local ha detenido en Melilla a una madre marroquí de 33 años que momentos antes había dejado a su hijo de 15 años en las inmediaciones del centro asistencial para que fuera considerado un menor extranjero no acompañado (MENA).

Según ha informado un portavoz del cuerpo, la mujer ha sido arrestada en la calle Músico Granados cuando los agentes del Grupo de Motoristas fueron requeridos por un menor en las inmediaciones de las Dependencias del Grupo de Menores (Grume), manifestando que se encontraba en estado de desamparo y por ello solicitaba ser acogido por la Ciudad Autónoma.

El portavoz policial ha explicado que los policías solicitaron al menor su documentación personal y éste les dijo que no la tenía, al tiempo que les transmitió que sus padres habían fallecido.

Los agentes le indicaron que  esperara en la puerta de las oficinas a los agentes del Grupo de Menores de la Policía Local, para que tramitasen su ingreso, ya que no se encontraban en ese instante en las dependencias.

Al reanudar la marcha los agentes observaron que el menor se marchaba del lugar, cruzaba la calle y entablaba conversación con dos mujeres.

Ante tal actitud, se dirigieron al lugar donde se producía el encuentro y se entrevistaron con las dos mujeres, que aseguraron que no tenían nada que ver con ese menor. Sin embargo, ante las sospechas, les solicitaron la documentación y al mostrarles los pasaportes vieron que una poseía otro pasaporte en el bolso.

"Preguntada de quién era ese documento, la mujer manifestó que era de un hijo suyo, y ante la insistencia de los agentes, les mostró el mismo, comprobando los actuantes que se trataba del pasaporte de ese menor, su hijo", ha asegurado la citada fuente. 

Asimismo, ha subrayado que la mujer confesó entonces ser la madre del menor y que no podía mantenerlo, por lo que su intención era dejarlo al cuidado de la Ciudad Autónoma de Melilla. 

Los agentes, considerando que se encontraban ante un delito de Incumplimiento de los deberes familiares, la detuvieron y leyeron sus derechos, por lo que fue trasladada hasta las dependencias policiales donde ha quedado ingresada en los calabozos hasta su puesta a disposición judicial. 

El menor de origen marroquí y 15 años de edad ha sido trasladado hasta el Centro de Menores "La Purísima", donde ha quedado ingresado a disposición de la Fiscalía de Menores para las gestiones pertinentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento