Andorra ha experimentado su mayor incremento poblacional en los últimos años, situándose en más de 80.000 habitantes, y esto se debe a en gran medida a que sus habitantes, especialmente, aquellos que viven en el campo se han convertido en los que mayor esperanza de vida tienen en el mundo.

La esperanza media de vida de los andorranos es de 83,5 años, la mayor del mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los centros médicos andorranos se encuentran entre los mejor valorados de Europa

Si comparamos con España y Francia, Andorra, pese a ser una nación rica en recursos naturales, con gran afluencia de turistas y contar con un importante sector financiero, no llega a los niveles de calidad de vida de sus vecinas.

¿A qué se debe esta longevidad extraordinaria?

Muchas actividades de carácter público cuidan mucho de la participación de los mayores. Así, entre algunas iniciativas encontramos el provocar que estos se muevan y hagan ejercicio en uno de los siete centros públicos de que disponen para ello. Cualquier anciano que desee acercarse a un gimnasio para realizar, por ejemplo, aeróbic acuático en una piscina olímpica, dispondrá de transporte público gratuito.

La preocupación por la vida saludable se extiende de igual manera a los restaurantes.

"La fórmula es sencilla, carne y fruta fresca y mucho aceite de oliva", asegura Fabrice Cesar, chef del local La Guineta.

Otro punto a favor de Andorra es el alto nivel de su sanidad pública, considerada como la tercera mejor del mundo.

"Hace años no se nos pasaba por la cabeza intervenir a pacientes con 80 o 90 años, sin embargo hoy esto ha cambiado y las intervenciones sobre este tipo de pacientes acaban generalmente en éxito", dice a BBC Lluis Pallares, cirujano de este pequeño país, que cuenta con centro médico que nada tienen que envidiar al los del resto de Europa.

Sin apenas delincuencia

Andorra sólo dispone de una cárcel y en ella hay apenas 50 reclusos. La seguridad en las calles del pequeño país pirenaico es otro punto a favor del bienestar en el que viven sus ciudadanos.

Tabaco y vino

Los andorranos no se privan del tabaco ni del alcohol. El primero, libre de impuestos, gana en ventas con los años y este aumento poblacional. El vino tinto es la bebida preferida de los andorranos, según recoge BBC, algo que incluso es del agrado de centros sanitarios.