El desmantelamiento de Garoña, previsto para 2021, se realizará en dos fases y durará al menos diez años

El desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), previsto para 2021, se realizará en dos fases y durará al menos diez años, según ha señalado este martes el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, en el marco de una reunión del plan de emergencia exterior de la planta.
Pedro L. De la Fuente preside la reunión del Plan de Emergencia Exterior a la central nuclear de Santa Mª de Garoña.
Pedro L. De la Fuente preside la reunión del Plan de Emergencia Exterior a la central nuclear de Santa Mª de Garoña.
SUB. GOBIERNO BURGOS.

De la Fuente ha explicado que el proyecto se abordará en dos fases, de tal modo que está previsto que la primera se inicie el próximo año y se prolongue durante tres anualidades, actuándose sobre el vaciado de la piscina el desmantelamiento de las turbinas.

De forma paralela, se iniciará la tramitación para afrontar el proceso burocrático y de documentación preciso para abordar la segunda fase del proyecto que, según ha remarcado De la Fuente, será "la más complicada" y la que se prolongue más en el tiempo.

En la reunión del plan de emergencia exterior de la planta han participado también el subdelegado del Gobierno en Álava, José de la Fuente; el subdirector general de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio de Interior, Francisco J. Ruiz Boada; el representante del gobierno de La Rioja, Manuel Ángel Martínez; un representante de la central nuclear y los jefes de los grupos operativos.

A lo largo de 2019, en el marco de este plan, se programaron diez jornadas que contaron la participación de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno y en las que participaron 138 personas.

También se desarrollaron dos ejercicios operativos de activación, tanto de controles de acceso en las puertas de la Central de Santa María de Garoña, como en la estación de clasificación y descontaminación de Briviesca, así como un simulacro del Plan de Emergencia Interior, en los que participaron 81 personas.

Del mismo modo, se otorgaron 180.000 euros para la dotación de medios y recursos, que se tradujeron en subvenciones de 60.000 euros a los municipios de Merindad de Cuesta Urría, Pancorbo y Valle de Tobalina.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento