Hospital del Henares
Exterior del nuevo Hospital del Henares. (COM. MADRID)
La Consejería de Sanidad va a ceder la gestión de los servicios no sanitarios de los cuatro grandes hospitales públicos, el Ramón y Cajal, el Gregorio Marañón, La Paz y el 12 de Octubre, a empresas privadas; tal y como publica hoy El País.

El encargado de dar la noticia fue Antonio Burgueño, director general de hospitales, durante la conferencia que tuvo lugar ayer en el Hotel Ritz de Madrid ante una auditorio repleto de empresarios sobre las "oportunidades de negocio" que se abrían con la apertura de los nuevos hospitales públicos y el nuevo modelo sanitario de la Comunidad: "Hemos elegido el modelo PFI", siglas en inglés de "iniciativa de financiación privada", explicó Burgueño.

El anuncio se hizo en el Hotel Ritz, ante un auditorio repleto de empresarios

Es el mismo sistema que se ha empleado en la construcción de siete de los ocho nuevos hospitales, que se basa en la privatización de todos los servicios extrasanitarios: personal administrativo y de mantenimiento, técnicos, y servicios como la restauración o la limpieza.

Los cuatro grandes hospitales públicos necesitarán, para esta privatización, sufrir una merma en el número de camas. Pasarán de las 1.600 que tiene, por ejemplo, el Gregorio Marañón, a como mucho 800.

Y los que quedan... de gestión privada

Las sorpresas no se quedaron ahí. El modelo de gestión y explotación de los cuatro hospitales que piensa construir el Gobierno regional esta legislatura (en Collado Villalba, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Carabanchel) serán de gestión totalmente privada. Es decir, la empresa concesionaria se encargará de todos los servicios, incluida la asistencia sanitaria, como ocurre ya en el hospital de Valdemoro.

Por otro lado, varias decenas de personas recibieron al consejero de Sanidad, Juan José Güemes, con pancartas, pitos, gritos e insultos en el Hospital Gregorio Marañón, al que acudió para asistir a la presentación de una técnica quirúrgica fetal, y mantuvieron la protesta durante la hora que permaneció en el centro.