Mujeres que libran a otras de la mutilación genital: "Hemos salvado a generaciones, pero aún queda trabajo"

[MISSING]binding.image.description
Día Internacional Contra la Mutilación Genital Femenina.

"Recuerdo aquel día con terror". "Tenía doce años". "Nunca he sentido un dolor tan intenso". "Me lo hizo mi abuela, con un trozo de cristal". "Y casi muero desangrada". "Intenté oponerme, pero me dijeron que no podría casarme ni tener hijos". Este desgarrador relato forma parte de un vídeo que Mundo Cooperante ha lanzado con motivo hoy del Día Internacional Contra la Mutilación Genital Femenina (MGF). Cada frase es pronunciada por una actriz española pero la descripción que hacen no es una historia de ficción. Es una realidad para los más de 200 millones de mujeres y niñas, 40 millones de ellas menores de catorce años, que viven con las secuelas de una práctica tan cruel.

Macarena García, Melani Olivares, Luisa Gavasa, Cristina Urgel, Carmen Navarro, Laura Arolachipi, Sara Gómez y Miriam Cabeza son las intérpretes que se han sumado a una campaña que cuenta también con la participación de Asha Ismail. Esta keniana fue mutilada cuando tenía cinco años y hoy, con cincuenta, no se atreve a afirmar con rotundidad que lo haya superado psicológicamente. "Continúa ahí. Es complicado olvidar", reconoce a este diario. 

Parte de la fuerza para seguir adelante, Asha la encuentra en la lucha que lleva a cabo desde hace décadas para la erradicación de una de las expresiones más radicales de intentar controlar el cuerpo femenino y su sexualidad. "Algo estaré haciendo bien", responde con una risa humilde cuando se le pregunta qué siente al ver que está logrando que otras mujeres no sufran lo que ella sufrió.

Asha Ismail, durante su participación en la campaña de Mundo Cooperante.
Asha Ismail, durante su participación en la campaña de Mundo Cooperante.
Mundo Cooperante

Esta activista fundó la ONG Save a girl. Save a generation en 2001, cuando llegó a España, su "hogar" desde entonces, y donde han nacido sus nietas, de cuatro y dos años. Uno de sus mayores orgullos es haberlas librado a ellas y a su hija dela ablación. "Hay ya muchas generaciones salvadas. Lo más gratificante es que cada vez se suman más personas a la causa, sobre todo las jóvenes", relata esta mujer, que en la otra cara de la moneda sitúa que aún haya familias que no comprendan que se trata de un tipo de violencia, que no tiene ningún beneficio para la salud y que ninguna religión lo pide.

"Ha habido avances importantes. El conocimiento del tema cada vez es más amplio y la Unión Africana prohibió su práctica en sus cincuenta estados miembro. Pero aún queda muchísimo por hacer", mantiene Asha, que considera que la clave continúa estando en la educación y la formación y que insta a los gobiernos a involucrarse más en esta problemática, para facilitar así el trabajo de las organizaciones. A nivel nacional, 19 de ellas, junto a profesionales y activistas, acaban de unirse en la Red Estatal Libres de MGF.

Mundo Cooperante recuerda que la mutilación genital femenina sigue presente en una treintena de países y que no está tan lejana. "Se estima que en España viven unas 70.000 mujeres que proceden de países donde es una realidad cotidiana. De ellas, cerca de 18.000 son niñas menores de 14 que podrían estar en riesgo, sobre todo durante viajes a sus países de origen", calcula la asociación, que entiende que es necesario mantener el enfoque punitivo, pero también es importante formar y apoyar a las familias y trabajar en la sensibilización de los profesionales que interactúan con colectivos en peligro, para que los posibles casos estén correctamente identificados y controlados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento