El Congreso de los Diputados expresó su rechazo unánime a la ampliación de la jornada laboral a 65 horas semanales (aunque habría un máximo hasta las 78 horas) que se quiere impulsar desde la UE reformando la Directiva europea de ordenación del tiempo de trabajo.

Durante la sesión de control de la Cámara baja, el voto a favor de todos los parlamentarios presentes, 330, permitió que prosperasen las Proposiciones no de ley contrarias a esta medida que presentaron tanto el Partido Socialista como ERC-IU-ICV.

El Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE) aprobó el pasado mes de junio una propuesta para modificar la Directiva de ordenación del tiempo de trabajo, medida que, no obstante, contó con el rechazo de España (que finalmente no votó ni a favor ni en contra), Francia, Italia, Grecia y Chipre.

Rechazo en varios países

Durante su intervención en el Pleno, el diputado socialista Ramón Jáuregui, afirmó que la oportunidad de incrementar la jornada laboral hasta las 78 horas es una medida que "reduce" los derechos de los trabajadores de una forma "silenciosa, inexorable y contraria a la ley".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, manifestó que "Europa es capaz de programar la desregulación de los derechos conseguidos a través de todo el trabajo sindical".

Por su parte, la diputada de UPyD, Rosa Díez, aseguró que si esta iniciativa se hubiera defendido así en las instancias europeas no hubiera salido adelante la propuesta. En línea con las declaraciones de Díez se mostraron tanto la diputada del BNG, Olaia Fernández Dávila, como el popular José Ignacio Echániz.

Encuesta

¿Estarías dispuesto a trabajar 65 horas semanales?

Sí, si me las pagan.
20,47 % (4196 votos)
No lo sé, depende de mi hipoteca.
7,29 % (1494 votos)
No, antes dejo el trabajo.
72,24 % (14806 votos)