DESFIBRILADOR
El personal de los juzgados asistirá a un curso para poder actuar ante un fallo cardiaco. ARCHIVO

Los juzgados valencianos velarán por la salud de los funcionarios y sus visitantes hasta el extremo. La Generalitat ha decidido instalar en sus instalaciones y en los edificios PROP de información desfibriladores semiautomáticos (aparatos de descarga eléctrica) para tratar infartos y otras afecciones cardiacas en el momento. Se trata de evitar otro caso tan desgraciado como el del futbolista Antonio Puerta.

El coste de la iniciativa asciende a 60.000 euros
La iniciativa pretende dar servicio a las 12.800 personas que pasan a diario por estos centros, o lo que es lo mismo, 3,2 millones de visitantes al año. De momento se va a dotar a la Ciudad de la Justicia de Valencia con los cuatro primeros dispositivos, y al edificio del PROP de Valencia con tres más.

"Los utilizarán aquellas personas que se sometan a un curso de formación y que actualicen sus conocimientos de forma continuada", explica el conseller de Justicia y Administraciones Públicas, Fernando de Rosa.

El paso siguiente será la instalación de más desfibriladores en los juzgados de Benalúa (Alicante) y el edificio PROP de Méndez Núñez en la misma ciudad, y más tarde en Castellón. El coste de la primera fase asciende a 60.000 euros en total.

"Me preocupa el caso Fabra como los demás"

La de ayer fue la última rueda de prensa de Fernando de Rosa como conseller de Justicia, cargo que abandonará tras ser propuesto por el PP como vocal del órgano de gobierno de los jueces. Desde este nuevo puesto promete abordar el caso Fabra "como todos los casos que sufren retrasos en la Comunitat Valenciana". De Rosa elogió al presidente Francisco Camps y a la oposición en su despedida.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA