El Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil ha detenido a dos jóvenes de origen africano acusados respectivamente de desorden público y de agresión a un agente en la barriada e las '200 viviendas' de Roquetas de Mar (Almería), donde un joven senegalés de 28 años, Ousmane Kote, fue apuñalado mortalmente la noche del pasado sábado cuando trató de
mediar en una pelea, lo que desencadenó una serie de altercados que se saldaron con dos bloques de viviendas quemados y daños en vehículos.

Más de 100 efectivos y un helicóptero han vigilado la zona durante la noche
Fuentes de la Subdelegación del Gobierno señalaron que sobre las 16,50 horas del lunes la Guardia Civil detuvo a un varón originario de Ghana por desórdenes públicos, daños en vehículos lesiones. Dos horas más tarde, se arrestó en la zona otro hombre natural de Gambia por resistencia, desobediencia y atentado contra agente de la autoridad.

Las diligencias instruidas fueron remitidas al Juzgado de Instrucción número uno de Roquetas de Mar, a cuya disposición pasarán los detenidos cuando terminen de prestar declaración en las dependencias de la Comandancia roquetera.

Tras los altercados registrados el sábado y el domingo, tanto la Subdelegación como la Guardia Civil aseguraron que la pasada noche fue "tranquila", sin que se produjera ningún incidente como los que en las madrugadas anteriores llevaron a cortar el acceso al barrio con barricadas creadas con mobiliario urbano y que llevaron a la detención, el pasado domingo, de otros ochos jóvenes subsaharianos.

Sobre las 21,00 horas del lunes, los más de cien efectivos del GRS desplegados en la zona, con la ayuda del helicóptero, dispersaron a los vecinos que estaban las calles para evitar cualquier tipo de altercado y garantizar la seguridad en las '200 viviendas', un dispositivo que, según el subdelegado del Gobierno, Miguel Corpas, se mantendrá hasta que el municipio recupere su "convivencia habitual".

CONSULTE AQUÍ OTRAS NOTICIAS DE ALMERÍA