El directo visceral de Coldplay y su 'Viva la vida' apasionó sin sorpresas en Madrid

  • La banda de Chris Martin interpretó casi al completo su último álbum.
  • Los fans abarrotaron el recinto para ver un concierto bastante largo.
  • El cantante emocionó interpretando 'The hardest part' con su piano.
Coldplay en un momento de su actuación en Madrid. FOTO: EFE.
Coldplay en un momento de su actuación en Madrid. FOTO: EFE.
EFE
Aunque más largo de lo habitual, el recital que Coldplay ofreció este domingo en Madrid no dio lugar a sorpresas, aunque estuvo guiado
por el incontrolable y magnético nervio artístico de su líder, Chris Martin.

La velada del Palacio de los Deportes estuvo dedicada a aquellos fans
que adoran la grandilocuencia adoptada en los últimos años por la banda británica, aquellos que han convertido a Coldplay en el grupo de referencia que ahora es y que abarrotaron el recinto.

Coldplay interpretó casi al completo su último álbum -
Viva la vida or death and all his friends-, lo que apenas dejó espacio
para algunos de los sencillos más memorables de su carrera -Fix you, Clocks incluidos- en un recital idéntico al ofrecido el día anterior en Barcelona.
'Lovers in Japan' y 'Viva la vida'
Yellow dejó un aislado recuerdo de
Parachutes,
su debut editado en el año 2000 del que se obviaron iconos como Trouble
. En 2005 Coldplay defendía en el mismo lugar
X & Y, el trabajo más cuestionado de su discografía, en un concierto en el que supo aportar emoción verdadera.

Este domingo, y sin grandes esfuerzos técnicos más allá de las luces y proyecciones habituales en sus giras, un pasional
Chris Martin se vio rodeado de nuevo de la solvencia de Jonny Buckland, Guy Berryman y Will Champion y estrenó futuros clásicos como
Lovers in Japan y
Viva la vida.
Rendida pleitesía del público

Eléctrico y visceral sobre el escenario es cuando Martin escapa del tópico, cuando muestra al músico virtuoso y deja de lado los mandamientos de la mercadotecnia
que le han convertido en San Chris Martin del Comercio Justo, sucesor de Bono en la Tierra, para proclamarse patrón del estribillo perfecto.

Aunque también maestro conocedor de los beneficios de un buen golpe de efecto,
Martin emocionó en solitario interpretando The hardest part con su pianoy, mezclándose junto a sus tres compañeros entre el público para cantar
The scientist. La respuesta de los asistentes fue una rendida pleitesía.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento