Obra de arte
Wim Delvoye, en un momento de creación. www.wimdelvoye.be/

Para algunos podría ser calificado incluso como maltrato animal pero para el extrovertido Wim Delvoye es puro arte. El artista belga crió durante varios meses ocho cerdos para, posteriormente, decorar sus porcinos cuerpos con diversos tatuajes alusivos al Cristianismo, efigies satánicas o, incluso, con los conocidos personajes de animación inmortalizados por Walt Disney.

Tras llevar a cabo este proceso, en el que trató a través de una pantalla solar de que los animales no se broncearan, se expondrán en el Centro de Exposiciones de Shanghai. Los organizadores advirtieron al artista que aceptarían este propósito "siempre y cuando [los cerdos] se abstengan de defecar en las instalaciones".

La manera de concebir el arte por parte de Delvoye le ha dado reconocido prestigio. Entre otras obras de arte se encuentran las famosas vidrieras góticas realizadas a través de radiografías procedentes de cuerpos humanos.