Menos asfalto y más árboles: València lanza un plan para "llenar los espacios vacíos de la ciudad con zonas verdes"

  • El Ayuntamiento anuncia un Plan Verde y de la Biodiversidad para renaturalizar y conectar los parques y jardines.
  • Apostará por recintos boscosos y sostenibles como la Rambleta y por corredores verdes hacia la Albufera o el Turia.
  • La iniciativa busca implicar a la ciudadanía con huertos en azoteas, plantas en balcones y un árbol en cada alcorque.
  • Llegir en valencià.
Bosque y lago en el Parque de la Rambleta, ubicado en el barrio de San Marcelino.
Bosque y lago en el Parque de la Rambleta, ubicado en el barrio de San Marcelino.
20MINUTOS.ES

"¿Qué València vamos a dejar a nuestros hijos y nietos?" La respuesta a esta pregunta, lanzada al aire este jueves por el alcalde de València, Joan Ribó, es un plan transversal para adaptar la política medioambiental del Ayuntamiento de València a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. El Plan Verde y de la Biodiversidad de València 2020-2050 supondrá un nuevo enfoque ya no solo para ampliar las zonas verdes, sino para hacerlas más sostenibles e interconectarlas.

Ribó ha anunciado la próxima elaboración de este plan junto al vicealcalde y responsable de Ecología Urbana, Sergi Campillo, en el Parque Central, un exponente del "nuevo modelo de integración de un parque" en la ciudad, según el alcalde, con corredores verdes, sistemas hídricos y jardinería mediterránea. De hecho, la propia nomenclatura de la concejalía, Ecología Urbana, responde a este nuevo enfoque, aunque "hay que ir más allá de las palabras", ha añadido.

El alcalde de València, Joan Ribó, y el vicealcalde y edil de Ecología Urbana, Sergi Campillo, en la presentación del plan, este jueves, en el Parque Central.
El alcalde de València, Joan Ribó, y el vicealcalde y edil de Ecología Urbana, Sergi Campillo, en la presentación del plan, este jueves, en el Parque Central.
20MINUTOS.ES

"No se trata solo de hacer parques y jardines, sino de entender la ciudad como un espacio saludable", ha afirmado Ribó. Para ello, el Ayuntamiento ha 'sacado del cajón' el Plan Verde de 1994, un documento financiado entonces por la Unión Europea, pero que no se llegó a aprobar en el pleno y que ahora se retomará con un nuevo enfoque transversal ante la actual situación climática "alarmante".

Campillo, por su parte, ha afirmado que el principal objetivo del plan será "llenar todos los espacios vacíos de la ciudad con zonas verdes" para conectarlos con grandes espacios naturales como la Albufera, el Parque Natural del Turia o la propia huerta periurbana. También ha lanzado otras ideas como la extensión de jardines verticales y en azoteas de los edificios. 

En esta línea, el documento apuesta por informar a la ciudadanía a través de una Oficina Verde sobre cómo renaturalizar espacios privados "desaprovechados", entre los que ha citado, además de las azoteas, donde podrían ubicarse jardines, huertos o placas solares, los balcones, en los que la colocación de plantas podría bajar la temperatura de las calles.

Este aspecto, el térmico, ha sido uno de los citados por Ribó: "Hay una diferencia de dos grados menos durante las noches de verano en el Jardín del Turia. Esa es la diferencia entre dormir o no poder hacerlo", ha afirmado en referencia al efecto isla de calor que provoca la acumulación de asfalto y edificios en el casco urbano.

Seis objetivos principales

El plan consta de seis grandes líneas estratégicas. La primera es la extensión de zonas verdes citada anteriormente. La segunda pasa por renaturalizar los espacios existentes y aumentar la biodiversidad de los mismos, un punto en el que Campillo ha puesto como ejemplo el Parque de la Rambleta, situado en el barrio de San Marcelino, que combina el bosque urbano con la laguna, y presenta una vegetación mediterránea autosuficiente "más allá de la obsesión por la jardinería perfectamente podada". 

Además, en este punto se incluye que cada alcorque de la ciudad tenga un árbol plantado, así como la priorización de la vegetación sobre el pavimento. "El objetivo es levantar asfalto y rediseñar las calles para plantar árboles como forma de combatir el efecto isla de calor", ha añadido.

El tercer objetivo consiste en potenciar la conectividad entre los parques y jardines y los parques naturales, de modo que la ciudad quede unida a la naturaleza exterior con nuevos elementos como el nuevo cauce del Turia (que el Ayuntamiento pide que sea aprovechado como zona verde respetando su uso hídrico), los parques naturales del Turia y de la Albufera y la huerta.

El cuarto se refiere a la potenciación de los usos de las zonas verdes como entornos saludables, de juegos, ocio, descanso e incluso específicos para socialización canina. A continuación figura, en quinto lugar, la "resiliencia" entendido como estrategia de defensa frente al cambio climático. Finalmente, en sexto lugar, se incluirá la participación, ya que se apostará por este modelo tanto en el diseño del propio plan como de los espacios verdes, además de realizar actividades de divulgación, formación y concienciación.

Plazos y presupuesto

Ribó ha manifestado que el plan comenzará a ejecutarse en 2020. "Nos vamos a plantear qué ciudad queremos hacer a medio plazo", ha dicho, para explicar que se trata de un elemento transversal de toda la política municipal que contará con un presupuesto asignado una vez se elabore y se apruebe en el pleno.

Ribó ha destacado que el presupuesto de parques y jardines se ha triplicado desde 2015, hasta alcanzar los 9 millones de euros, tras la apertura de nuevos recintos como los parques Central, de Malilla, el Lineal de Benimàmet y otros más pequeños en los barrios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento