El juez de Violencia continúa procedimiento contra el acusado de provocar un aborto a su pareja tras una paliza

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Valladolid ha acordado la continuación de procedimiento abreviado contra el varón de 34 años con iniciales J.B.C, detenido a finales de mayo por una supuesta agresión a su pareja, embarazada de ocho meses y que sufrió un aborto presuntamente por los golpes recibidos.
Trib.- Se enfrenta a 2 años por saltarse un semáforo en rojo y matar a un motorista que estaba detenido ante la señal
Trib.- Se enfrenta a 2 años por saltarse un semáforo en rojo y matar a un motorista que estaba detenido ante la señal
EUROPA PRESS. - Archivo

En su auto, el juez de Violencia considera que los hechos son constitutivos de un delito de aborto, otros dos de lesiones en el ámbito familiar y otro de maltrato habitual-solo por el primero podría ser condenado a un total de cinco años-y da traslado al fiscal y las acusaciones para que soliciten la apertura del juicio oral y elaboren sus respectivos escritos de calificación, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Mientras tanto, el detenido continúa ingresado en la prisión salmantina de Topas ya que el juez le impuso situación de prisión provisional comunicada y sin fianza, junto con una orden de alejamiento que le impide acercarse a la víctima a menos de 500 metros y le prohíbe comunicar con ella por cualquier vía.

Los hechos se produjeron en la tarde del 29 de mayo, cuando la gestante, de 31 años, ingresó en el Hospital Clínico Universitario, donde fue atendida al sufrir un aborto.

A posteriori, sobre las 19.15 horas, fue cuando el Juzgado de Guardia a instancias de los facultativos dio aviso a la Policía Nacional de que dicho aborto podría estar motivado por las lesiones y hematomas que presentaba la mujer.

Ante ello, agentes de la policía acudieron al centro, donde estaba presente el supuesto agresor, y ante los indicios y las declaraciones del personal médico y las contradicciones habidas entre la propia pareja se procedió a la detención a J.B.C, novio de la víctima desde hace dos años.

Al día siguiente se trasladó al agresor al domicilio conyugal para realizar un registro en la calle Corpus Christi.

La víctima, tanto primero en el hospital como luego a preguntas del juez, mantuvo su versión de que lo que en realidad había sucedido era que se había caído en la ducha por una enfermedad que sufriría en las piernas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento