El agente de la Policía Nacional que el martes cayó del caballo en Sevilla ha pasado a planta en el Hospital Virgen del Rocío, donde los médicos le han diagnosticado una fractura de cráneo aunque no sufrirá secuelas físicas ni neurológicas.

El policía, que no llevaba casco en el momento del accidente, estuvo en observación durante más de un día pero ya ha pasado a planta, lo que supone una mejoría en su estado de salud. En un principio se temió que el accidente fuera más grave y se indicó que tenía dos coágulos de sangre en el cerebro, lesión que finalmente no padece.

El accidente ocurrió el pasado martes por la mañana mientras se encontraba de servicio frente a la Delegación del Gobierno de Sevilla. La caída se produjo cuando el agente se disponía a subir al caballo, que se debió asustar y salió corriendo. Esto hizo que el policía -un experimentado jinete ya que lleva 34 años destinado en la Unidad de Caballería- se precipitara al suelo y se golpeara en la cabeza.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEVILLA