Sanidad contactará con Fiscalía para ver la posibilidad de penalizar más las agresiones a sanitarios

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha adelantado este viernes que su departamento contactará con Fiscalía para la posibilidad de una mayor penalización a las agresiones a profesionales sanitarios que se producen.
Concentración de sanitarios en protesta por la última agresión en Parquesol encabezados por la consejera de Sanidad, Verónica Casado.
Concentración de sanitarios en protesta por la última agresión en Parquesol encabezados por la consejera de Sanidad, Verónica Casado.
EUROPA PRESS

Verónica Casado se ha expresado así tras encabezar este viernes una protesta contra las agresiones a los profesionales sanitarios en el Centro de Salud Parquesol, donde esta semana una paciente ha agredido a una médico en el primero de estos hechos que se producen en este centro.

Casado, que ha recordado que este tipo de hechos han supuesto ya 287 sentencias condenatorias o sanciones y pueden ser constitutivas de delito incluso penado con la cárcel, ha asegurado que es un "día complejo y difícil", como llevan siendo desde el miércoles, cuando se produjo esta agresión.

Aunque hay un marco legal, la consejera ha avanzado que establecerán relaciones con Fiscalía para ver si se puede, de alguna manera, que estas acciones sean penalizadas "de una manera más intensa", al tiempo que ha abogado por continuar con las acciones de prevención y por reforzar todo lo que se pueda todas las medidas puestas en marcha hasta ahora.

Los hechos se produjeron en el Centro de Salud Parquesol, cuando una paciente de 29 años, que no tenía cita, accedió a la consulta para pedir una receta de vitaminas y la doctora indicó que debía esperar. La paciente "abofeteó duramente" y "con fuerza" a la profesional, aunque la presencia de otros compañeros de la doctora evitó que las consecuencias fueran mayores.

La víctima, que ha denunciado los hechos, es una "mujer fantástica", ha explicado Casado, quien ha hablado con ella, y se encuentra "tranquila", "está bien, es fuerte" y no ha querido coger baja porque quiere "enfrentarse al problema y normalizar la situación".

Aunque está "tranquila", la consejera de Sanidad ha incidido en que "evidentemente esto toca mucho" y ha añadido que cuando se está intentado ayudar a las personas, trabajando con ellas y se producen estas cosas "distorsiona" y "hacen daño al centro de salud, al sistema y a todos".

Ante esta situación, al mediodía de este viernes cerca de medio centenar de profesionales del centro de salud se ha concentrado a las puertas del mismo, donde se ha leído un manifiesto de rechazo a este tipo de violencia, se ha guardado un minuto de silencio y se ha finalizado el acto con aplausos. En el acto, además de Casado, ha estado también el gerente regional de Salud, Manuel Mitadiel.

Precisamente en el manifiesto, suscrito por administraciones, organizaciones sindicales, empresariales y otros profesionales, se indica que la violencia verbal, física y psicológica contra los profesionales de la salud por parte de algunos usuarios se ha incrementado en los últimos años a pesar de las medidas que se han implantado y por ello se expresa el "unánime rechazo" contra estas agresiones.

Además, se defiende el sistema sanitario, la labor de sus profesionales y las consecuencias de estos actos violentos, que afectan gravemente a la prestación del servicio, distorsionan la relación entre los sanitarios y los pacientes y perjudican a todo el colectivo, además de acarrear "importantes consecuencias" para sus autores. Finalmente, además del rechazo a la violencia, se hace un llamamiento a toda la sociedad para que sea consciente de la situación.

En este contexto, Verónica Casado ha insistido en que el Gobierno autonómico no va a "permitir" las agresiones a profesionales sanitarios "de ninguna de las maneras", más aún cuando se tiene un sistema sanitario de los mejores del mundo que lo es por sus trabajadores, que intentan dar "la mejor calidad posible".

Por ello, ha animado a los profesionales a que se adhieran a los protocolos cuando sufran una agresión y les ha mostrado su apoyo por parte de la Consejería, algo que ha hecho en este caso en este centro de salud, donde ha trabajado la consejera, pero como muestra de cualquier otro de la Comunidad en el que se produzcan estos hechos.

La consejera, que ha aclarado que "afortunadamente" una mayor parte de la población trata con respeto a los profesionales sanitarios, ha lamentado que en los últimos tiempos se haya visto un incremento de algunos tipos de agresiones verbales, psicológicas y hasta físicas como la ocurrida en este centro de salud.

A este respecto, ha señalado que no sabe a qué achacar este incremento y cree que es "casi un problema social" porque parece que todo el mundo está "nervioso, irritado", y aunque no sabe las causas ha insistido en que estas situaciones no son asumibles y "hay otros cauces para resolver los problemas".

Por ello, la titular de Sanidad ha advertido de que no consentirán que se produzcan este tipo de hechos y se continuará con el desarrollo de todas las medidas puestas en marcha, desde informativas a las judiciales, porque ha recordado que estos hechos son delictivos y por lo tanto van a ser perseguidos.

Casado ha explicado que hasta ahora se ha hecho y se han producido 224 sentencias penales condenatorias contra agresores a personal de Sacyl, 92 de ellas por delito, cifra a la que hay que sumar otras 59 resoluciones de la Junta que sancionan al agresor a multas económicas entre 300 y 600 euros.

Desde el año 2008 la Junta ha adoptado diversas iniciativas para tratar de frenar este problema -el año pasado se registraron 579 trabajadores agredidos-, incluida la defensa jurídica de los profesionales con un teléfono 24 horas o el apoyo del teléfono 012 de la Junta, medidas organizativas en los centros -botones de alarma o interlocutores policiales directos-, la asistencia médica y psicológica, la creación de un mapa con los puntos más conflictivos y diversas acciones de formación (por ejemplo cursos sobre manejo de pacientes) o sensibilización (son muy conocidas las campañas "Espacio de salud, espacio de respeto" o "Stop agresiones").

"No estamos hablando de una tontería, es un delito por atentado", ha recalcado la consejera, quien ha insistido en que hay que tener "claro" que esto "no puede suceder" y ha ofrecido el apoyo de la Consejería porque con estas acciones se daña "a la persona", que sufre un daño psicológico "inmenso", además del físico que se pueda producir.

A esto se suma, según la consejera, el "daño al sistema sanitario" y la alteración de la organización del centro que supone, algo que ocurrió en este caso y que además supuso que muchos pacientes se asustaran.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento