El FBI ha cerrado el caso del Ántrax en EE UU. Un suceso que poco después del 11-S provocó una ola de pánico en la población y que obligó a las autoridades estadounidenses a invertir cantidades millonarias para modificar el sistema postal.

Estamos convencidos de que Ivins fue el único responsable de los ataques

Poco después del mayor atentado de la historia, varios medios de comunicación y varios representantes demócratas del Congreso recibieron
cartas contaminadas con ántrax. Por esa razón cinco personas murieron.

Para llegar al fondo del caso el FBI inició la que se convertiría en la investigación más cara de este departamento y en la que han invertido casi siete años. El resultado fue un único sospechoso: el biólogo Bruce Ivins.

Se suicidó al saber que iría a juicio

Ivins de 62 años, se suicidó la semana pasada con una sobredosis de fármacos, poco después de que conociese que el Gobierno Federal iba a emprender un juicio contra él.

Para las autoridades federales este científico fue el único responsable de los envenenamientos provocados con la bacteria ántrax. "Estamos convencidos de que Ivins fue el único responsable de los ataques", aseguró el fiscal federal Jeffrey Taylor, quien dijo lamentar no haber tenido "la oportunidad de presentar las pruebas ante el jurado".