Iñaki De Juana Chaos
Fotografía de archivo, tomada el 27 de octubre de 2006, en la que De Juana Chaos asiste al juicio contra él por amenazas terroristas. ARCHIVO
Iñaki de Juana Chaos, que queda en libertad (desde este sábado 2 de agosto), tras cumplir su última condena por un delito de amenazas, ha pasado de ser uno de los etarras más sanguinarios a encontrar en las huelgas de hambre la mejor excusa para copar protagonismo desde la cárcel.

De Juana nació en Legazpia (Guipúzcoa) el 21 de septiembre de 1955 y fue miembro de la Ertzaintza hasta que, con 28 años, pasó a la clandestinidad tras ser investigado por su colaboración con ETA.

Responsable del 'comando Madrid' en una de sus etapas más sangrientas, De Juana lleva sobre sus espaldas el peso de, al menos, 11 atentados y 25 asesinatos.

Jefe del 'comando Madrid'

Entre 1985 y 1987, De Juana participa en algunos de los atentados de mayor envergadura de ETA; como la colocación del coche bomba que mató a doce guardias civiles en la plaza de la República Dominicana de Madrid, o el ametrallamiento de un coche del Ejército en el que murieron el comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas Martínez, el teniente coronel Carlos Besteiro y el soldado Francisco Casillas.

En enero de 1987 el "comando Madrid" de ETA fue desarticulado y De Juana, detenido.

Más de tres mil años de cárcel

En 1989 la Audiencia Nacional condenó a De Juana a 2.232 años de cárcel por el atentado de la plaza de la República Dominicana, la mayor pena impuesta en España hasta ese momento por un delito terrorista; y a otros 348 años por el atentado contra Besteiro y Saenz de Ynestrillas.

A estas condenas, se sumaron 489 años por el atentado contra un furgón de la Guardia Civil en la Plaza de la República Argentina de Madrid en 1985 en el que murió una persona; otros 55 por el asesinato del vicealmirante Fausto Escrigas y otros 40 por varios intentos de asesinatos.

De la dispersión a las redenciones

La política de dispersión de presos etarras llevó a que este histórico de ETA a numerosas cárceles, entre ellas, las de Herrera de la Mancha, Sevilla 2 o Las Palmas de Gran Canaria.

En marzo de 1990 la Policía aborta un plan de fuga del etarra, que incluía el empleo de un helicóptero con el que sacarle de la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), tras lo que es trasladado a la prisión Sevilla 2.

le fueron concedidas varias redenciones extraordinarias por su 'rendimiento intelectual'
Tras pasar por cárceles de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla, De Juana se beneficia de la decisión, adoptada por el Gobierno del PP durante la tregua de ETA de 1998, de trasladar a la península a 21 presos etarras; e ingresa en la cárcel del Puerto 2 (Cádiz).

Durante los años siguientes le fueron concedidas varias redenciones extraordinarias por su "rendimiento intelectual" y los títulos académicos que obtuvo en prisión.

En octubre de 2004 la Audiencia Nacional impidió su excarcelación al denegar la liquidación definitiva de su condena y, en enero de 2005, ordenó su ingreso en prisión por un delito de amenazas terroristas por el contenido de dos cartas publicadas en "Gara", lo que paralizó su puesta en libertad.