El Eixample reivindica el Taller Masriera como un ateneo para el barrio

  • Los vecinos cortarán el sábado 16 de noviembre la calle Bailén para reclamar el edificio como equipamiento cultural.
  • El Ajuntament quiso comprar el inmueble en diversas ocasiones pero la negociación está actualmente encallada.
Este edificio lo reivindican los vecinos del Eixample como ateneo para el barrio
Este edificio lo reivindican los vecinos del Eixample como ateneo para el barrio
Wikimedia

En el número 70 de la calle Bailén de Barcelona se esconde un edificio de columnas neoclásico que desde su creación en 1882 por parte de los hermanos joyeros Masriera, que allí ubicaron su taller, y hasta la posguerra (1951), fue un 'templo del arte' y que actualmente está a la venta pero sin comprador. El Ajuntament de Barcelona intentó adquirirlo en diversas ocasiones para convertirlo en un equipamiento cultural público para un barrio necesitado de estas infraestructuras, pero el elevado precio ha apeado de la operación al ejecutivo de Ada Colau, que quería hacer de él un teatro, un ateneo y casal cívico.

Bien cultural de interés local

Esta construcción está protegida como Bien Cultural de Interés Local (BCIL) y está en manos de una congregación religiosa. Desde 2009 está legado a la Fundació Pere Relats. Su estado "no es ruinoso", indica a 20minutos.es el presidente de la asociación de vecinos de la Dreta de l'Eixample, Jaume Artigas, quien pudo visitarlo en 2017 junto a la regidora del distrito Montserrat Ballarín. Y sigue albergando en buen estado mobiliario y objetos originales de los años treinta del siglo pasado, cuando fue un teatro experimental con 300 butacas en el que el poeta Federico García Lorca llegó a leer por primera vez su obra Doña Rosita la soltera en el año 1935. Esta sala sigue en pie.

Pero en el origen del estancamiento de las negociaciones entre el consistorio y los propietarios está el precio del inmueble, elevado teniendo en cuenta que el Plan General Metropolitano permite edificar en esta finca hasta seis plantas de altura, lo máximo que permite el Eixample. "El techo edificable predomina sobre la protección", asegura Artigas, que recuerda que lleva más de un lustro abandonado.

Más de 1.500 firmas

Desde la entidad vecinal ven factible poder recuperar este espacio como equipamiento público, una reivindicación que llevan repitiendo desde el año 2016. El próximo sábado 16 de noviembre cortarán la calle Bailén a la altura del taller para reclamar de forma festiva este rescate del espacio para el vecindario. Además, el pasado mes de mayo, coincidiendo con la fiesta mayor del barrio, abrieron una campaña de recogida de firmas que ha recibido 1.500 apoyos. El manifiesto Guanyem el Taller Masriera per al barri se puede leer desde la página web de la asociación. 

Preguntado por este diario, el consistorio confirma que sigue existiendo interés por parte de las autoridades municipales de distrito en que este edificio se conserve por dentro y por fuera y que acabe siendo de titularidad pública, aunque no han indicado si se han retomado o no las negociaciones con los propietarios. Estos últimos también han sido contactados por parte de 20minutos.es pero no han querido opinar. 

Proteger el teatro 

Desde el Eixample también están interesados en ampliar la catalogación patrimonial al teatro. La protección ya se impulsó desde la Taula d'Ecologia Urbana en el pasado mandato. En estos momentos, se están planificando los programas y actuaciones de mandato, que incluyen la hoja de ruta que decida un futuro para el Taller Masriera en el que el Institut de Cultura de Barcelona (Icub) podría tener la última palabra. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento