En época de elecciones se anunció a bombo y platillo: "Aguirre promete 150.000 viviendas públicas para 2011" y, a día de hoy, al Gobierno regional le queda una ardua tarea por delante para cumplir con lo prometido, a pesar de que aún tiene tres años de plazo, porque sólo ha entregado 1.800 llaves de estos pisos (el 1% del total).

Hay que tener en cuenta que la coyuntura económica no es la misma que la del año pasado

Aguirre hizo esta promesa en los pasados comicios autonómicos, en mayo de 2007. En aquella época, la Comunidad disponía de terreno suficiente para construir 79.000 viviendas públicas para jóvenes con opción a compra (el llamado Plan Joven, que lleva dos años en vigor). Hoy el Gobierno regional posee suelo para 82.000. El objetivo es llegar a tener para 150.000.

De todas estas casas, aparte de las 1.800 que ya están acabadas, hay 12.000 más que se encuentran en construcción (tardan una media de 24 meses en terminarse).

Y es que la Comunidad teme que la crisis económica afecte también al sector de la vivienda protegida, ya que sólo el 10% de las casas públicas que se construyen en la región son gestionadas directamente por el Ejecutivo madrileño, según la Consejería de Vivienda. De hecho, cientos de VPO se han retrasado al haber quebrado la promotora encargada de las obras, tal y como informó 20 minutos el pasado 14 de julio.
Por eso, el Gobierno de la Comunidad está negociando con el sector del ladrillo y con los bancos para sacar al mercado parte del stock de viviendas libres que hay en este momento en la región: "Estamos estudiando distintas formas de ayudas al sector", aclaró el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González.

Construir el máximo número de casas

Es sólo una de las medidas. Hace unos meses también se subió el precio de los pisos públicos para que las inmobiliarias vuelvan a lanzarse a construir. Aun así, desde la Consejería de Vivienda avisan: "Nuestro objetivo es llegar a tener suelo para 150.000 hogares y construir el máximo de casas posible, pero hay que tener en cuenta que la coyuntura económica no es la misma que la del año pasado".