Bush y la Ley de espionaje
George W. Bush en su comparecencia sobre la modernización de la Ley de Espionaje. Larry Downing / REUTERS
El Senado de EE.UU. ha aprobado una ley que moderniza la ley de espionaje y concede inmunidad a las empresas de telecomunicaciones que colaboran con el Gobierno en sus intentos de identificar a presuntos terroristas a través de escuchas telefónicas. La medida, aprobada con 69 votos a favor y 28 en contra, pasa ahora al Despacho Oval y se prevé que el presidente George W. Bush la promulgue en los próximos días.

Ahora es más fácil proteger a los ciudadanos estadounidenses

El presidente Bush afirmó que con la aprobación de la medida "ahora es más fácil proteger a los ciudadanos estadounidenses". Subrayó que con esta ley "es posible saber lo que dicen (los terroristas) y lo que están planeando".

Entre otros elementos, la iniciativa autoriza escuchas sin permiso judicial que utilizan las redes de EE.UU., sean de estadounidenses o de extranjeros.

La medida aprobada protege a las empresas de telecomunicaciones de demandas multimillonarias de personas que alegan que las escuchas violan las leyes sobre privacidad en EE.UU. Puesto que la ley se podrá aplicar de forma retroactiva, las compañías que, a petición del Gobierno, han interceptado las llamadas telefónicas y correos electrónicos de las personas después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, se librarán de alrededor de 40 demandas multimillonarias.

Obama voto a favor

El candidato presidencial demócrata, Barack Obama, votó a favor de la medida, mientras su rival, el republicano John McCain, no estuvo presente en la votación porque en ese momento se encontraba en un acto de campaña en Portsmouth (Ohio).

Sin embargo, la medida ha suscitado duras críticas de defensores de las libertades civiles. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) calificó la ley de "inconstitucional" y de "asalto a las libertades civiles y el derecho a la privacidad".