Cuarto encierro de San Fermín 2008
La manada llega a la curva de Mercaderes. (REUTERS) REUTERS
Los toros de la ganadería de El Ventorrillo se han estrenado en las fiestas de San Fermín con un encierro rápido, que se saldó con un herido por asta. La manada se mantuvo agrupada hasta el inicio de la calle Estafeta y a partir de este punto la carrera se estiró y varios toros terminaron el recorrido en solitario, sin crear mayores problemas.
 
La cornada se produjo en los primeros metros de la Estafeta
El encierro comenzó a las 8 en punto con los cabestros abriendo el grupo en la Cuesta de Santo Domingo. Los toros, por detrás, miraban a derecha e izquierda aunque sin embestir a los mozos. Así enfilaron la cuesta hasta la Plaza del Ayuntamiento, a donde la manada llegó muy agrupada. Un toro cayó en este punto pero se levantó enseguida y no llegó a descolgarse de sus hermanos. Un mozo que se encontraba en medio de la Plaza Consistorial, fue golpeado por uno de los animales.

En el tramo de Mercaderes la manada se mantuvo compacta y así tomó la curva de Estafeta, en la que ni toros ni cabestros resbalaron. Al salir de este punto la carrera dio un giro ya que el grupo se estiró y realizó el resto del recorrido dividida.

El momento más complicado se vivió al inicio de la calle Estafeta, donde los tres últimos toros cayeron sobre un pequeño montón de corredores. Al reanudar la carrera, uno de los bureles de El Ventorrillo levantó a un mozo en el aire, a quien corneó en el muslo derecho.

Los astados continuaron el recorrido, ya separados aunque sin parar, a buen ritmo, hasta la plaza. Los mozos pudieron protagonizar muy bonitas carreras, justo delante de las astas. En un primer grupo corrían cabestros y tres toros y sus otros tres hermanos avanzaron detrás, sin despistarse. No ocasionaron problemas ni en el tramo de Telefónica, ni el callejón, a pesar de realizar, varios de los animales, la carrera en solitario.

CONSULTE AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PAMPLONA