Bandera roja; prohibido el baño. Así llevan algunas de las playas más populosas de Vizcaya desde que comenzó el mes de julio. Es el caso de los tres arenales de Sopelana (La Salvaje, Arrietara y Atxabiribil). Allá acuden cada día centenares de personas en metro o en coche, y desde el 1 de julio, la bandera roja no se ha quitado del asta. Parecido pasa en Barrika, Azkorri, Bakio...

La culpa la tiene el fuerte oleaje de estos días. La semana pasada, las series más altas pasaban de los tres metros de altura, algo inusual en los meses de verano. Esta semana arrancó con olas de más de dos metros, aunque desde el jueves la fuerza bajará a un metro aproximadamente.

25 arenales vizcaínos son vigilados en verano por 147 socorristas de la Cruz Roja
Con este percal,
los bañistas se tienen que hacinar entre dos banderillas amarillas que ponen los socorristas en las zonas más calmadas de la playa. Así es más fácil vigilar, y si alguien se sale de la zona acotada, el de la Cruz Roja pita para que vuelva.

Es el mes de los surfistas. «Está siendo un mes súper bueno para nosotros. Todos los campeonatos se desarrollan en condiciones perfectas», explica un alegre Jokin Arroyo, gerente de la Federación Vasca de Surf (EHSF).

Olas de primavera en pleno verano

¿Las mareas se retrasan? Lo parece. «En los últimos años estamos viendo que los fenómenos del mar se atrasan varios meses. Ahora, las olas de principios de primavera llegan en julio, y las mareas vivas son en diciembre en lugar de ser en octubre, como pasaba antes», explica extrañado Jokin Arroyo, gerente de EHSF.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO