Dieciséis discapacitados físicos, nueve de ellos en sillas de ruedas, se entrenan estos días en Elche para afrontar "un reto soñado": recorrer cien kilómetros del Camino de Santiago a partir del 18 de agosto.

Estas personas, acompañadas por una veintena de voluntarios y familiares, pretenden obtener la Compostelada (documento que acredita haber realizado el Camino), un objetivo que intentaron alcanzar por primera vez, aunque sin éxito, en 2002.

"Aquel año les faltaron unos kilómetros por recorrer en la Comunidad de Galicia", ha recordado presidenta de la Asociación de Minusválidos en Acción de Elche -entidad promotora de la iniciativa-, Casimira Fenoll.

Por el pantano y el Vinalopó

El grupo se entrena desde hace tres semanas por el Pantano de Elche, pero también por el camino de Santa Pola y la ladera del río Vinalopó, para habituarse a los irregulares itinerarios que deberán cubrir.

Quieren demostrar que pueden conseguir lo que se propongan, a pesar de sus limitaciones físicas
La preparación es también muy importante para los voluntarios, quienes han de aprender a manejar las sillas de ruedas por "esos caminos de Dios" y cuya ayuda resulta "imprescindible".

Desde Burgos

El grupo se desplazará en un autobús hasta Burgos desde donde comenzará, el 18 de agosto, el itinerario con "la mirada fija en hacer un mínimo de diez kilómetros diarios".

Durante los diez días que dedicarán a recorrer el Camino de Santiago, los participantes "demostrarán a la sociedad que pueden conseguir lo que se propongan, a pesar de tener algunas limitaciones físicas", sentencia Núñez.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ELCHE