Silvio Berlusconi y Mara Carfagna
Silvio Berlusconi conversa con otros miembros de su partido junto a la ministra de Igualdad de Oportunidades, Mara Carfagna. (ARCHIVO) ARCHIVO

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, quizás esté en su peor momento político y personal de su dilata carrera. Como si no fuera suficiente que varios partidos de la oposición y grupos sociales se manifiesten en el centro de Roma contra la que consideran la "dictadura" impuesta por Il Cavaliere, otros 'nubarrones' están cubriendo su cielo.

La lista de problemas y escándalos parece no tener fin

La lista de problemas, escándalos y despropósitos parece no tener fin. Primero fueron sus duras medidas contra la inmigración ilegal y el anuncio, a finales de junio, por parte del ministro del Interior, Roberto Maroni, de un censo de los menores gitanos que residen en campamentos a través de la toma de huellas dactilares.

Las voces en contra no tardaron en oírse. Además de la influyente revista católica italiana Famiglia Cristiana, que calificó de "indecente" y "racista" la iniciativa, numerosos políticos de izquierdas, intelectuales y personalidades han manifestado su rechazo. Incluso, el Parlamento europeo consideró "inconcebible" que un Estado de la UE tomo una medida así contra un grupo social específico.

Escándalo sexual

Por otro lado, y dentro de las 8.400 escuchas telefónicas realizadas por la justicia de Nápoles en un caso de corrupción que podría terminar en un proceso penal contra Berlusconi, habría algunas llamadas que son un cóctel explosivo por su fuerte contenido erótico, según publica La Repubblica.

Frases con alusiones a 'il pompino' (sexo oral)
En las citadas conversaciones, 'Il Cavaliere' y su actual ministra de Igualdad de Oportunidades, Mara Carfagna, de 37 años, intercambiarían frases con alusiones a il pompino (sexo oral). Berlusconi llegó a decirle, durante un programa de televisión, "si no estuviera casado, me casaría contigo".

Una nueva 'perla'

La última perla de Berlusconi nada tiene que ver con la política, pero tampoco tiene desperdicio. En una reciente aparición publica mencionó que el proyecto de rascacielos del arquitecto de origen polaco Daniel Libeskind para Milán "no era suficientemente masculino", haciendo referencia a que su estructura curvada refleja "una sensación de impotencia" en relación al pene.

Un xenófobo que realiza una política repugnante

Libeskind, tremendamente enfadado, ha acusado a Berlusconi de ser "un xenófobo que realiza una política repugnante". Estas palabras podrían tener como consecuencia la retirada de la licencia de edificación, según publica Días de arquitectura.

Por último, la Casa Blanca ha pedido disculpas después de distribuir una biografía de Berlusconi con expresiones ofensivas. En el escrito se duda de la carrera política del dirigente y se le califica como un "líder controvertido de un país corrupto".