El verano trae consigo el cambio de hábitos y rutinas en la vida diaria de cualquier persona por la llegada del calor y más horas de luz. Uno de los colectivos más afectados son los bomberos, ya que el 30% de los incendios del verano se producen en solares urbanos.
 
Tal es así, que el 70% de las salidas que efectúa en esta época el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (Seis) del Ayuntamiento es por incendios de pastos y rastrojos en terrenos baldíos.

Este elevado porcentaje se traduce en una media de 10 a 15 salidas al día por este motivo. Esto lleva, según el representante del sindicato CSI-CSIF en el Seis, Juan Gallego, a que «muchas veces» coincidan las actuaciones en tres fuegos a la vez por lo que «no paramos en el parque» y estos quedan, en ocasiones, desabastecidos.

Muchas veces coinciden tres fuegos y no paramos en el parque



La mayoría de estos siniestros se pueden evitar ya que se realizan en propiedades privadas sin ningún tipo de labor de prevención. Los propietarios de los solares están obligados a pagar una tasa por cada incendio que extingan en su terreno.
 
Las cuantías económicas oscilan considerablemente ya que depende del tiempo, del personal y del material utilizado, según aclara el jefe del Seis, Juan Rubio.

En 2007, los bomberos actuaron en 1.107 incendios de todo tipo: viviendas, industrias, vehículos, de pastos y rastrojos. Los fuegos originados en la vegetación (pasto, rastrojo, forestales, restos de poda y de arbolado) se efectuaron, en su mayoría, entre mayo y septiembre con especial incidencia durante julio y agosto.

La prevención es la herramienta eficaz para evitar un incendio y parece que el Ayuntamiento ha apostado por ella, ya que para el año que viene se ampliará la plantilla de bomberos. Rubio informa de que hoy comienzan las pruebas para el ingreso de 25 nuevos efectivos y, tras el verano, se abrirá una nueva convocatoria para 15 conductores.
 
Gabinete de prevención 

Con más personal, Rubio confía en que se cree un gabinete de prevención de incendios que acometa tareas «que no se han abordado a fondo», como incrementar las inspecciones o campañas informativas y divulgativas en los barrios.
 
Para combatir los incendios forestales, Ayuntamiento y Junta han elaborado un plan pionero de prevención, ratificado ayer por ambas instituciones en un convenio de colaboración. En este plan, el papel de los vecinos es fundamental para reducir los riesgos. Así, son ellos los que redactan el plan y quienes realizan las labores necesarias de desbroce de la maleza y limpieza de caminos.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA