El secretario general de FES-UGT en Salamanca, Jesús Martín Alonso, anunció hoy que los trabajadores de la empresa EULEN iniciarán movilizaciones para denunciar públicamente la situación de "acoso" que sufren por parte de la dirección provincial de esta firma. Martín informó que llevan años "sufriendo la persecución explícita" por parte de la dirección de EULEN que se refleja en "sanciones, amonestaciones, discriminaciones y arbitrariedades diversas".

Uno de los portavoces del comité de empresa, Manuel Antón, denunció "el incumplimiento del convenio colectivo". Como ejemplo citó que "el calendario laboral de los trabajadores aún está sin firmar" y añadió que la dirección provincial "rehúsa recibir a los representantes de los trabajadores y cuando puede les machaca con un contrato relevo".

Sanciones, amonestaciones, discriminaciones y arbitrariedades diversas

Martín aseguró que este tipo de hechos "demuestran que el actual director de EULEN en Salamanca no tiene sentimientos ni corazón", y recordó que en el último despidió a cuatro personas, sin tener problemas a la hora de admitir los despidos como improcedentes, dijo.

El delegado de personal concretó que "una joven pidió un plus que le correspondía y cuando la empresa se enteró de que se ponía en contacto con el comité de empresa para informarse, la despidió", utilizando esta clase de "artimañas". Antón además denunció que la situación es "de acoso y derribo" con el objetivo de controlar al personal de la firma y lamentó que las categorías se den "a dedo", algo que en su opinión genera una "desorganización total".

Solicitan ayuda y colaboración de las administraciones públicas

Ante estos problemas, explicaron que el objetivo es que "la sociedad conozca" lo que hace esta empresa "con ayuda y colaboración de las administraciones públicas, porque según recordó el secretario de UGT, los principales "pilares de EULEN en Salamanca" son el Ayuntamiento y la Universidad, por los que espera que una vez conocida la situación intervengan.

El delegado sindical reconoció que estos hechos "son aislados" y sólo se producen en la delegación de Salamanca, no en el resto de la Comunidad Autónoma y aseguró que "EULEN es una gran empresa" y el problema está en la dirección provincial, por lo que aseguró no entender cómo "una empresa de esta índole puede hacer algo así", ya que las decisiones de la gerencia afectan a 360 trabajadores en Salamanca.