Un importante obispo anglicano ordenó ayer domingo que se investigue el consentimiento de la unión civil de dos religiosos homosexuales, que se realizó en mayo en una iglesia de Londres.

Los reverendos Peter Cowell y David Lord, que ya tenían una unión civil, intercambiaron votos el 31 de mayo en un servicio que se realizó en St Bartholomew the Great, una de las iglesias más antiguas de Londres.

The Sunday Telegraph publicó que los sacerdotes habían intercambiado votos y anillos.

Bendición no permitida

"Los servicios de consentimiento público de uniones civiles no están autorizados en la Iglesia de Inglaterra ni en la Diócesis de Londres", dijo en un comunicado el obispo de Londres, Richard Chartres.

El sacerdote que ofició la ceremonia no habla de matrimonio, sino de celebración
La Comunión Anglicana, una federación mundial de iglesias nacionales de 77 millones de miembros, se ha visto sacudida por el tema de la homosexualidad y la bendición de uniones gays en años recientes.

Las pautas de la Iglesia de Inglaterra requieren que los clérigos no bendigan estas uniones, pero el reverendo Martin Dudley, quien realizó el servicio en St Bartholomew the Great, sostiene que no rompió ninguna regla.

¿Matrimonio o celebración?

Otra vez el conflicto está en el nombre de la ceremonia. "No fue un matrimonio porque uno no puede casar a dos hombres, fue una celebración de la unión civil de las dos personas que estaban involucradas", declaró a Reuters el reverendo, un sacerdote que ya salió a la palestra cuando casó en la misma iglesia a la mujer que había sido su amante.

"No intento ser provocativo. Cuando dos hombres que están comprometidos con la iglesia piden una bendición ¿por qué deberíamos rechazarlos?"