Chris Walla (Death Cab for Cutie): “Es duro ser vegetariano y venir a tocar a España”

  • La banda de indie-rock publica 'Narrow Stairs'.
  • Lo estarán presentando en el próximo FIB Heineken.
  • Chris Walla es su guitarrista y productor.
  • Escucha la entrevista completa en mp3 en Entrada gratuita.
Death Cab for Cutie.
Death Cab for Cutie.

Después de alcanzar el éxito planetario con Plans,Death Cab for Cutie publican Narrow Stairs. Un sexto álbum en el que vuelven a hacer lo que mejor se les da: indie rock de delicadas melodías, dulce y crudo a la vez, emocional e imprevisible. Chris Walla es, además del guitarrista, productor y artífice del sonido de una banda que se ha hecho más grande de lo que nunca imaginaron.

Hablemos de ‘Narrow Stairs’. ¿Crees que es vuestro mejor disco?

Sí. Siento que todo ha salido adelante de una manera muy orgánica y natural. Con perspectiva, creo que nuestro anterior disco, Plans, es como la oveja negra de la familia. No quiero decir que no esté orgulloso de él, pero Narrow Stairs retoma el espíritu de discos anteriores como Transatlanticism.

'Plans' es como la oveja negra de la familia

Grabasteis el disco en 45 días y en varias ciudades. ¿Cómo se refleja eso en el resultado final?

Es mucho más conciso que el disco anterior. Hemos trabajado en tres estudios, grabando tres o cuatro canciones en cada uno de ellos. Todos tienen un sonido muy específico que afortunadamente se integra muy bien en el conjunto. La verdad es que el disco salió adelante sin que lo pensáramos demasiado.

Trabajar contigo como productor otorga a la banda una perspectiva que no todos los grupos tienen…

Una de las cosas buenas que tiene producir el disco siendo un miembro de la banda es que estoy en una posición única y conozco todas las debilidades de cada uno de los componentes del grupo. Sé cuándo tengo que intentar que Ben cante como un vocalista de rock, o cuándo tiene que hacerlo con más pasión. Sé lo que puedo sacar de él. Si intentase que cantase como en un disco de Stone Temple Pilots no funcionaría (risas).

¿Habéis sentido presión tras el éxito de ‘Plans’?

Sinceramente, no demasiada. Cuando realmente sentimos esa presión fue antes de Plans, con el cambio a la multinacional Atlantic desde nuestro sello, Barsuk. Aquello tuvo mucho más impacto del que nosotros mismos pensamos en aquel momento. Fue dramático.

Esta vez habéis escogido un single de más de 8 minutos. Es algo arriesgado e inusual…

Sí, lo es. Pensamos que sería una buena idea. Siempre supimos que habría una versión para las radios de tres minutos y medio. Pero esa versión no es para mí, no es para nosotros. Es… pues eso, para la radio.

¿Qué buscáis transmitir con el enigmático collage de la portada?

Es muy caótica, pero invita a la escucha. No es nada intrusiva. Es una obra de Emily Storey (diseñadora canadiense que también ha trabajado para The Rentals o Liam Lynch). Es una imagen verdaderamente conmovedora. Estamos muy contentos con ella.

Tienes una parte importante de responsabilidad en la composición de las canciones. ¿Qué tal trabajas mano a mano con Ben?

Todo ha cambiado un poco en los doce años que llevamos tocando juntos, pero tampoco demasiado. Él escribe las canciones, y luego juntos las desmantelamos y las volvemos a construir. Aunque en todos los discos hay un par de canciones que están tal cual las hizo en un primer momento.

Obama es exactamente lo que necesita la política de EE UU

¿Para escribir las canciones de DCFC es mejor que Ben esté triste?

No creo que sea necesario. Realmente él es una persona bastante estable emocionalmente. Todo sobre lo que escribe es una terapia. No sale y libera sus frustraciones con drogas, por ejemplo. Su manera de sacarlo es escribiendo canciones. Es un gran tipo con el que hacer cosas y pasar tiempo.

No soléis hablar de política en vuestras canciones. ¿Cómo veis la actual situación política de vuestro país?

Nos interesa la política. Me parece excelente que Obama sea el candidato demócrata. Creo que es un tipo increíble y exactamente lo que necesita la política estadounidense. Me alegro de que haya terminado el proceso de primarias, porque se estaba volviendo verdaderamente desagradable e interminable, además de poco conveniente para el partido y el propio país.

Vais a tocar en el FIB. ¿Qué opináis de los grandes festivales?

Hay buenos y malos festivales, todo depende del lugar donde se hagan. Por ejemplo, no lo pasé nada bien en Coachella (uno de los más famosos de EE UU), estaba muy mal organizado. Benicàssim es distinto. Esta va a ser mi tercera vez allí y siempre lo pasé muy bien.

¿Qué os parece España?

Me encanta España. En una de las primeras giras hicimos catorce fechas, lo que es increíble. Lo único que llevo mal de España es que soy vegetariano. Es muy duro serlo e ir a tocar allí, particularmente en Madrid. Hay carne por todas partes (risas). Es la única pega que tiene.

No tengo más hobbies que la música. Ni siquiera tengo televisión

Muchos esperan saber algo de The Postal Service (uno de los proyectos paralelos de Gibbard). Me imagino que habría que preguntarle a Ben…

Sí, pero te puedo decir que no hay nada de nada. No hay contacto entre los dos miembros del grupo. El segundo disco de The Postal Service es como el Chinese Democracy del indie: nunca llega (risas).

¿Dónde te ves en 10 años?

No lo sé. Probablemente esté haciendo discos, pasando más tiempo en el estudio y menos de gira.

A DISCRECIÓN

1. Tres discos que cambiaron tu vida:

“Frosting on the Beather”, de The Posies, “Laughing Stock”, de Talk Talk y el segundo disco de The Red House Painters.

2. El concierto que recuerdas con más cariño.

Un concierto de Bedhead en Seattle, en 1999.

3. ¿Y de Death Cab for Cutie?

Un concierto con Franz Ferdinand en Montreal, Canada, hace dos años. Espectacular.

4. Un sitio donde te gustaría tocar

Me encantaría tocar en Rusia.

5. Un lugar para olvidarte de todo.

El sur de la isla de Vancouver, en la Columbia Británica, en Canadá.

6. ¿Tu canción favorita de Death Cab for Cutie?

Passenger Seat, de Transatlanticism.

7. ¿Otros hobbies además de la música?

No sé si hay alguno (risas). Ni siquiera tengo televisión.

8. ¿La última borrachera?

El pasado 30 de diciembre.

9 Cuál sería tu última comida.

Una gran porción de pizza, sin duda.

10. Dile algo al chaval que se acaba de bajar vuestro disco de Internet.

Ven al concierto y cómprate una camiseta. Con eso basta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento