Torra propone "poner urnas" en esta legislatura sin acordarlo con ERC

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d) junto al vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès (i).
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d) junto al vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès (i).
EFE/ Quique García
El pleno del Parlament comenzaba con la comparecencia del presidente de la Generalitat, Quim Torra, para responder a la sentencia del Tribunal Supremo, y ha insistido en la autodeterminación. Por último, se ha rechazado en votación cambiar el orden del día para que el president se pronunciara sobre los CDR.

Sorpresa y división este jueves en el pleno extraordinario del Parlament ante un Quim Torra que, sin habérselo advertido antes ni a sus propios consellers -según aseguraron fuentes de su entorno- ni a ERC, propuso "poner urnas para la autodeterminación" en esta legislatura, algo que cayó como un jarro de agua fría en el seno del partido republicano, que mostró su malestar por no haber sido informado y rechazó establecer plazos para una votación.

Durante la sesión, que se celebró como respuesta a la sentencia del procés, el presidente de la Generalitat subrayó la necesidad de "acabar concretando" el derecho de los catalanes a determinar su futuro para darle "contenido" al que se ha convertido en el lema del independentismo -"Lo volveremos a hacer"-, y pidió unidad a JxCat, ERC y la CUP. "No nos podemos permitir ni un paso atrás. Está la dignidad de Cataluña en juego", dijo.

Fuentes cercanas al president del Govern, por su parte, precisaron que para votar habría dos escenarios posibles: un referéndum acordado con el Estado o unas elecciones planteadas en clave "plebiscitaria". Si Torra no logra el acuerdo de los tres partidos independentistas -ayer los cupaires también se mostraron contrarios a poner calendario para votar-, se podría acelerar una repetición electoral.

El presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, aunque afirmó que su partido "valorará" la propuesta de Torra, consideró que "no es el momento de establecer fechas", sino de buscar "consensos amplios", mientras que el vicepresidente republicano del Govern, Pere Aragonès, mostró su "inquietud" al jefe del Ejecutivo catalán porque su formación no conocía de antemano su propuesta.

Lo hizo, según fuentes republicanas, al finalizar la sesión parlamentaria, en una reunión de urgencia en la zona de despachos institucionales, donde la consellera de Presidencia, Meritxell Budó, también mostró al presidente del Govern su malestar por el mismo motivo. Por parte de la CUP, habló durante el pleno la diputada Natàlia Sànchez, que sostuvo que prometer una votación para la autodeterminación antes de que acabe la legislatura tiene "poca credibilidad".

Torra también se refirió durante la sesión a los disturbios de los últimos días en Cataluña en las protestas por la sentencia del procés, y dijo que "habrá que investigar a fondo para saber quién está detrás de los incidentes". Como el miércoles por la noche, volvió a apuntar la posibilidad de que haya "grupos de infiltrados y de provocadores". "Si hay agitadores que quieren cambiar el rumbo de la movilizaciones pacíficas, hay que aislarlos", añadió y también hizo un "llamamiento a la calma, a la serenidad y al civismo" y condenó "todas las violencias, vengan de donde vengan", pero pidió que nadie "criminalice la desobediencia civil".

En su opinión, durante las cargas de los Mossos d'Esquadra de esta semana, "ha habido imágenes y situaciones que no han gustado a nadie", por lo que reclamó al conseller de Interior, Miquel Buch, "hacer autocrítica" e "investigar cualquier situación irregular que se haya podido producir". Como contrapartida, dedicó unas palabras de apoyo a la policía catalana. "Confío en ellos", aseguró.

Estas declaraciones las quiso matizar también este jueves por la noche en una entrevista a TV3, en la que afirmó que los infiltrados a los que se refería "son gente nueva, gente que habitualmente no está en estos tipos de manifestaciones independentistas". "Hemos visto marchas que no nos han gustado. Estoy seguro que en todos esos casos que los protocolos se han vulnerado, se investigarán por parate de la Policía Catalana", confió.

Asimismo, sobre el papel de los Mossos y sus supuestas contradicciónes explicó:"Estoy a su lado y tienen una doble misión: seguir manteniendo el país (por Catalunya) asegurado y también defendiendo la garantía de la protesta, que es un derecho de los catalanes".

La respuesta de la oposición fue unánime, pues Cs, PSC, comunes y PPC coincidieron en exigir su dimisión y la convocatoria de elecciones. "Dé un paso al lado y váyase", le pidió el primer secretario del grupo socialista, Miquel Iceta, que criticó que su "activismo" le hace poner "independencia por encima de convivencia". Desde Cs, la portavoz del partido en el Parlament, Lorena Roldán, echó en cara al presidente de la Generalitat que en vez de parar la violencia dé las gracias por el "trabajo" a los "comandos". "Ya no es un interlocutor válido. Lo dejó de ser el día que vino aquí a jalear a los terroristas", le dijo.

Por su parte, la presidenta de los comunes, Jéssica Albiach, pidió a Torra que "reconozca que prefiere ser activista antes que presidente". Y el líder del PPC, Alejandro Fernández, aseguró que los populares llevan tiempo esperando su dimisión, y se refirió sarcásticamente a él como el "Gandhi catalán".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento