'The Blob', el viscoso organismo unicelular que no es animal, ni hongo... pero es capaz de resolver problemas

  • La célula inteligente será expuesta por primera vez al público este sábado en París.
  • Los científicos quieren analizar su comportamiento fuera del laboratorio.
Foto de la célula inteligente, conocida como 'the blob'.
Foto de la célula inteligente, conocida como 'the blob'.
Parc Zoologique de Paris
Ni los propios científicos tienen muy claro lo que es. Una mezcla entre un animal y un champiñón, pero en ningún caso una planta. Lo han bautizado como Blob. Se trata de un organismo unicelular primitivo. Es casi inmortal y puede crecer hasta 10 metros cuadrados. Tiene comportamientos animales: puede aprender y trasmitir lo que ha aprendido a otros ‘Blobs’. Pero no tiene cerebro. Es capaz de salir de un laberinto en busca de comida o de sortear una barrera de sal, algo que odia. Otra de sus extrañas características es que puede separare en un montón de trozos y volver a reagruparse.

El 'blob' —'masa amorfa' en castellano— ocupará un lugar en el zoo de París junto a los animales a partir del sábado.

Los científicos lo describen como una célula inteligente con capacidad de resolver problemas a pesar de no tener cerebro: ante un enorme laberinto, el "blob" dará con la salida más rápida y óptima. "No es un animal, ni un hongo, como dicen por ahí, es una célula con varios núcleos. Lo extraordinario es que consigue hacer cosas que muchos vertebrados con miles de células y neuronas no hacen", explicó Luca Morino, especialista en comportamiento animal del zoo de París y responsable de "blob".

La célula, que consiste en una masa amarilla, crece a una velocidad de un centímetro por hora y puede cubrir hasta 30 centímetros cuadrados. Se encuentra de forma natural en los bosques, especialmente en lugares sombríos y húmedos, y tiene 720 sexos diferentes según los científicos.

"Se sirve de mecanismos básicos, algunos de los cuales conocemos, como reglas básicas de transmisión de información. Pero también de otras cosas no tenemos ni idea. Constatamos capacidades extraordinarias, pero debemos comprender por qué lo ha hecho y esas son las preguntas que nos hacemos ahora", señala Morino

La muestra de esta célula se materializó tras un acuerdo entre el Museo Nacional de Historia Natural de París y el zoo de la misma ciudad. La presencia en el zoo permitirá que la gente lo pueda observar y que sus estudiosos analicen su comportamiento en entornos ajenos al laboratorio.

El organismo, que se alimenta de bacterias y microbios, pertenece a la especie 'Physarum polycephalum, pero su nombre corriente es un homenaje a la película de ciencia ficción The blob (La masa devoradora). También, el título de la canción escrita por Burt Bacharach para esta cinta que protagonizó Steve McQueen en 1958.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento